La Casa de Baños será trasladada tras el verano a la plaza Arroka de Amara Viejo

Infografía que muestra cómo quedará integrada la Casa de Baños en el conjunto de la plaza Arroka./
Infografía que muestra cómo quedará integrada la Casa de Baños en el conjunto de la plaza Arroka.

Comienza en dos semanas el vaciado de enseres de los edificios plaza Easo 1 y 2 y calle Easo 22 para su derribo esta primavera

AINGERU MUNGUÍA

La calle Easo va a tener movimiento de maquinaria en los próximos meses. En unas semanas comenzará la operación de derribo manual de los tres portales que permitirá conectar Larramendi con la nueva calle Estella/Lizarra, eje del desarrollo urbanístico de San Bartolomé. Tras el verano está previsto proceder igualmente al desmontaje de la Casa de Baños que será recolocada en la plaza Arroka como acceso de un equipamiento municipal soterrado. El Ayuntamiento tramita la aprobación provisional de la modificación del Plan General que permitirá convertir el convento en un hotel, ubicar una gran superficie comercial en el encuentro de la cuesta de Aldapeta con la calle Easo, y generar unos amplios espacios libres en la parte alta del cerro.

SAN BARTOLOMÉ

516
viviendas libres: La operación de San Bartolomé prevé la construcción de 516 nuevas viviendas libres en el espacio comprendido entre la cuesta de Aldapeta, y las calles Easo y Amara.
Casa de baños
Traslado. Se desmontará pieza a pieza para su traslado a la plaza Arroka donde hará la función de acceso a un equipamiento municipal a construrir bajo rasante.
Derribos. Esta primavera se derribarán los portales plaza Easo 1 y 2 y calle Easo 22. Antes es preciso vaciar de enseres los inmuebles y contener los terrenos del talud bajo el patio del colegio.

El concejal de Urbanismo, Ricardo Burutaran, explicó en rueda de prensa que esta aprobación provisional pasó ayer por la Junta de Gobierno del Ayuntamiento y recibirá la luz verde del Pleno este mes o el que viene. A partir de entonces la Comisión de Ordenación del Territorio del País Vasco tendrá tres meses para emitir informe definitivo antes de la aprobación final del Ayuntamiento.

El nuevo planeamiento ordena una gran superficie de espacio público en la parte alta de San Bartolomé. El convento de la Compañía de María será reconvertido en un hotel que mantendrá su actual fachada norte. Alrededor de este nuevo equipamiento terciario se ordenará un amplio espacio público que incluirá una zona de juegos infantiles y un mirador en la cara norte desde el que se contemplará buena parte del centro de la ciudad, según explicó el concejal. Toda esta zona pública, a cota de la puerta de entrada al hotel, se extenderá por la vertiente Este del ámbito hasta la parte alta del muro de San Bartolomé. El proyecto prevé el traslado de la casa de Baños y la construcción en esta parcela de un bloque de viviendas que en su azotea tendrá un establecimiento hostelero y una terraza que comunicará con el espacio público ordenado alrededor del nuevo hotel.

Burutaran indicó que la Casa de Baños, un elemento incluido en el Plan Especial de Patrimonio Urbanístico Construido, será desmontado pieza a pieza este mismo año, probablemente al final del verano, para su recolocación en una parcela de equipamiento de la nueva plaza Arroka. En este punto la Casa de Baños cumplirá la función de acceso a unas dependencias municipales por determinar que se construirán bajo rasante. «No solo recuperamos espacios públicos para la ciudad y protegemos el muro y el convento, sino que de cara a 2016 conservamos un patrimonio arquitectónico como es la Casa de Baños», indicó el concejal.

Pero lo más inmediato que va a suceder en este ámbito será el derribo de los bloques de viviendas de plaza Easo 1 y 2 y calle Easo 22. La desaparición de estas construcciones permitirá conectar la calle Larramendi con la nueva calle Estella Lizarra, el eje del nuevo San Bartolomé. A futuro los conductores que suban hacia Aiete desde el centro de la ciudad se dirigirán por esta nueva calle, ya que la cuesta de Aldapeta , a partir de Marianistas, será solo de sentido bajada hacia el centro de la ciudad. Estos tres edificios están ya vacíos de inquilinos y las obras de derribo han sido ya adjudicadas. En estos momentos la promotora de la obra lleva a cabo conversaciones con el colegio para elegir el momento oportuno de realizar un «micropilotaje» que contengan los terrenos bajo el patio del colegio, paso preceptivo para empezar a desmontar manualmente los edificios.

En dos semanas comenzará el vaciado y clasificación de los enseres que queden en los inmuebles y es probable que la contención del talud se realice durante la Semana Santa. Los derribos se prolongarán alrededor de mes y medio, un periodo durante el que se intentará que los trabajos afecten lo menos posible a las circulaciones de la calle Easo.