Las máquinas que expenden bolsas para reciclar están ya instaladas

Una de las máquinas expendedoras. /
Una de las máquinas expendedoras.

Funcionan ya en cinco puntos y cada casa solo puede acceder a ellas una vez cada dos meses para obtener 30 bolsas

A. V. SAN SEBASTIÁN

La extensión del reciclaje de materia orgánica lleva aparejada la colocación de máquinas expendedoras que, en principio, deben facilitar el acceso a las bolsas que deben utilizarse para la materia orgánica porque son biodegradables y que hasta ahora se proporcionaban en el centro de recursos de Cristina Enea, en Morlans y en la casa de cultura de Gros.

Desde mediados de este mes están disponibles las máquinas que expenden bolsas biodegradables para utilizarlas con el contenedor marrón. En este momento están ya en funcionamiento las máquinas de la Casa de Cultura de Okendo en Gros, de los polideportivos de Yoldi en Amara Berri y Zuhaizti, también en Gros.

Se ha colocado también una de estas expendedores en la Oficina de Servicios Municipales de Morlans y en el polideportivo de Egia en la céntrica plaza Martín Santos. La siguiente en colocarse será junto a la Biblioteca de Alderdi Eder. Para finales del mes que viene todos los barrios deberán disponer de una de estas máquinas.

Las bolsas siguen siendo gratis, pero ha cambiado el funcionamiento, ya que se limita la posibilidad de conseguir todas aquellas que se consideren necesarias en cada domicilio. La concejala de Servicios Urbanos Nora Galparsoro explicó como utilizar estos aparatos. «La misma tarjeta que se utiliza para el contenedor marrón se acerca a un punto de la máquina, y ésta dispensa las bolsas biodegradables automáticamente». En total, cada vez que se introduce la tarjeta, la máquina dispensa 30 bolsas. Cada casa que esté apuntada al contenedor marrón solo podrá adquirir las bolsas una vez cada dos meses. Este cálculo se ha realizado a partir de que en cada casa como máximo se necesitan tres bolsas a la semana; por encima de ese uso, por lo tanto, la máquina no dará bolsas. El Ayuntamiento prevé hacer excepciones con las casas que necesiten más bolsas, como pueden ser aquellas en las que residen familias numerosas.