«Sin trainera no podemos cobrar derechos de formación»

O.O.G. SAN SEBASTIÁN.

Tal como está montado el remo, tener una trainera da más visibilidad a los clubes, pero sobre todo les da vida. Por un lado, cuando una entidad ficha un canterano de otra, debe abonarle una cantidad económica por los derechos de formación: 12.000 euros si pertenece a la ACT y 6.000 si es de la ARC. Tolosaldea tiene «una veintena de remeros» en otros clubes, pero al no contar con una trainera, no ha percibido nada cuando sus juveniles pasan a sénior con otros colores: «Hay remeros como Endika López en Hondarribia o Joseba Alustiza, Jon Ander Agirre y Mikel Lasa en San Pedro, que empezaron a remar con nosotros con once años, y por los que no recibimos nada. Y hay más en Orio B, en Zarautz...», explica Sabino Alijostes, presidente de Tolosa.

En mujeres, a partir de 2019 se regulará este tema en la ETE «y se podrá cobrar 3.000 euros por una remera», apunta Alijostes, que tiene a su hija Ioana en San Juan, donde la patrona Nerea Pérez es hija del técnico de Tolosaldea, José Luis Pérez. «Aunque este año tenemos trainera, no tiene lógica que esas remeras regresen porque supondría dejar fuera a alguna de las 25 que tenemos, más las doce cadetes que en 2019 pasarán a juveniles».

Al haber sacado trainera femenina -cedida por Zarautz, donde entrenan entre Orio y Aia- Tolosaldea confía acceder a las ayudas de Diputación vinculadas a tener trainera: «Santiagotarrak o Urki también tenían este problema», señala Alijostes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos