Remo

Igor Makazaga: «El título estatal es la recompensa al trabajo en el último mes»

Igor Makazaga: «El título estatal es la recompensa al trabajo en el último mes»

El técnico de Donostiarra valora el éxito del batel en Galicia y renuncia a las trainerillas para priorizar la trainera

Oskar Ortiz de Guinea
OSKAR ORTIZ DE GUINEA SAN SEBASTIÁN.

Mikel Orbañanos, Jokin Amilibia, Joakin Otxotorena y Mielanjel Lizarralde 'Altxerri', con el llorado Txiki Larrañaga como patrón y José Luis Korta de entrenador aguilucho. Un batel de lujo. E histórico, pues durante 24 años había sido el último que conquistó el Campeonato de España para Gipuzkoa. Hasta que, el domingo, Donostiarra Kaiarriba repitió gesta con Ioritz Orbegozo, Endika Alberdi, Beñat Eizagirre, Xabat Pastor y Jon Iruretagoiena en la popa.

Ambos títulos llegaron en Galicia. En A Coruña, el de Orio en 1995 -con la misma alineación que dos años antes se coronó en Castro Urdiales- y en Teis-Vigo, el de los dirigidos por Igor Makazaga. «Fuimos con la ilusión de conseguir la victoria, aun sabiendo que iba a estar muy cara con Santurtzi», reconoce el sanjuandarra. Apenas 30 centésimas separaron el oro y la plata.

Ambos equipos se exprimieron tanto que batieron el récord del campo de regateo, 8:19.93 y 8:20.23, por el 8:22.33 establecido por Zierbena en 2016. «Cuando Juan Zunzunegui (entrenador galipo) me dijo el sábado el tiempo que hicieron hace tres años, me parecía imposible acercarnos. Pero se dieron los condicionantes necesarios: una mar que era un plato, nada de viento y una regata perfecta», resume Makazaga. «Antes de remar, preferíamos que la mar estuviera algo movida para tener más opciones ante el potencial de Santurtzi o Zierbena. Además, sus embarcaciones son de SAF, que en aguas complicadas igual navega mejor nuestra Amilibia». El pulso cayó del lado guipuzcoano.

Si en 1995 Orio encadenó los títulos de Gipuzkoa, Euskadi y España, Donostiarra dejó escapar el oro vasco, al encajar en Legutio su única derrota de la temporada. «Ese día, Santurtzi nos sacó un segundo y pico al final del primer largo, y fue decisivo. Esta vez nos mentalizamos para salir muy fuerte, con el fin de que no nos volviera a robar la cartera en el mismo punto, entre el primer y el segundo minuto. Hicimos una gran salida y fuimos uno o dos segundos por delante, lo que exige mucho al rival para no salirse de remada. Al final nos apretaron, pero conseguimos el triunfo».

La prioridad, la trainera

El título estatal ha supuesto «una recompensa» a la «apuesta» realizada hace un mes para engranar el batel. «Hoy en día -continúa Makazaga-, los clubes damos toda la prioridad a la trainera. Por ello, íbamos a las regatas de la liga sin entrenar el batel. En el último mes sí lo preparamos, con dos o tres sesiones a la semana. Veíamos que el bote iba a más, y nos dijimos que si en el Campeonato de Gipuzkoa bajábamos de 8:40, iríamos al de Euskadi sin renunciar al de España. Hicimos 8:36 en Pasai San Pedro, y al final ha llegado este premio» que no va a tener continuidad en la campaña de trainerillas.

«No haremos ninguna regata para centrarnos ya en la trainera. Quedan solo seis semanas para el inicio de la Liga Eusko Label, lo que supone dos ciclos de trabajo importantes de cara al verano. Si la primera regata de traineras fuera en julio, haríamos la campaña de trainerillas, porque los remeros del batel lo querían y era cuestión de sumar dos o tres remeros. Pero en junio se reparten puntos y no podemos dispersarnos con la trainerilla».

En principio, solo participarán en dos regatas de pretemporada, el 1 de junio en Mutriku y el 9 en Lekeitio. «El remero prefiere competir para hacer más amena la preparación. Pero queremos aprovechar algunos fines de semana para hacer entrenamientos de calidad en la mar», donde Donostiarra confía en dar un paso adelante tras su estreno en la ACT en 2018 con la séptima plaza.

Más