Remo

«Pase lo que pase habrá sido un buen año»

Ane Díaz (Hondarribia) y Eztibalitz Goñi (Donostiarra), ayer por la tarde en La Concha./SARA SANTOS
Ane Díaz (Hondarribia) y Eztibalitz Goñi (Donostiarra), ayer por la tarde en La Concha. / SARA SANTOS

Hondarribia y Donostiarra se miden este fin de semana por una plaza en la Liga Euskotren

Oskar Ortiz de Guinea
OSKAR ORTIZ DE GUINEASAN SEBASTIÁN.

Ane Díaz (Hondarribia, 2000) y Eztibalitz Goñi (Orio, 1999) tienen 18 años. Se llevan apenas tres meses y son amigas «desde los 12, cuando empezamos a coincidir en regatas de banco móvil» -la modalidad que «realmente más nos gusta»- con los colores de sus localidades natales. El fin de semana, sin embargo, irán a una cita a ciegas en el playoff de la Liga Euskotren, en el que Hondarribia y Donostiarra se jugarán la única plaza en juego en las regatas de Bermeo y Portugalete. «No tenemos ninguna referencia entre los dos equipos. Todo son cálculos y suposiciones, porque no coincidimos desde julio, en los campeonatos», advierten.

En el de Gipuzkoa, la Torrekua II superó por casi nueve segundos a la Ama Guadalupekoa, que en el de Euskadi fue once segundos mejor. En el resto del calendario, las dos tripulaciones han tenido vidas paralelas. Las bidasotarras lo han hecho en la Liga Euskotren, donde han sido cuartas tras San Juan, Orio y Arraun Lagunak, que seguirán en la élite en 2019. Las donostiarras han participado en la Liga ETE, resultando campeonas tras imponerse en siete de las doce regatas. En la Bandera de La Concha, las de Iker Cortés fueron la nota negativa al no superar la clasificatoria, en la que no participaron las anfitrionas de Iñaki Mendizabal, que el domingo acabaron sextas.

«Pase lo que pase en el playoff, habrá sido un buen año para los dos equipos», subrayan. Hondarribia dio «la sorpresa» en el playoff de acceso a la Liga Euskotren y lograron una plaza que «no esperábamos. Es el primer año de la trainera, y si no nos hubiésemos clasificado no habría pasado nada», asegura Ane, sobrina de Koldo Díaz, vicepresidente del club. Ese premio las llevó a competir en la élite, un arma de doble filo. «Sabíamos que San Juan y Orio eran superiores y en las primeras regatas tuvimos un bonito duelo con Arraun, pero llegó un momento en el que nos vimos cuartas, y lo acusamos: quizá perdimos algo de motivación y fuimos a menos. Sabíamos que por debajo nuestro había otra liga, pero vernos últimas nos pesó. No entrar en La Concha fue otro golpe, pero le hemos dado la vuelta para el playoff», opina la ankeko de estribor.

«Acusamos vernos cuartas en la Liga Euskotren y no entrar en La Concha, pero le hemos dado la vuelta» Ane Díaz, Hondarribia

Ganar la Liga ETE no era un objetivo, pero lograr banderas motiva y ahora intentaremos ascender» Eztibalitz Goñi, Donostiarra

Si Hondarribia ha sido cola de león en la Liga Euskotren, Donostiarra ha sido cabeza de ratón en la ETE. «Aunque no era el objetivo inicial, ganar banderas es una motivación para seguir entrenando. Ahora queremos ascender, pero si no lo logramos, no será tan grave. Tenemos margen de mejora», señala Eztibalitz Goñi, que dejó Orio tras comenzar los estudios de Turismo en Donostia, donde reside. Dejó el remo, hasta que notó «el mono» y, a través de otra remera, recaló en Ur Kirolak, donde hace móvil.

Bermeo, cita importante

En un playoff entre solo dos botes, el margen de error es mínimo. Coinciden en que la regata en Bermeo puede ser decisiva: «En la mar se dan más diferencias y será con ola lateral, lo que complica la remada. En ría hay menos sobresaltos». Desde el 19 de agosto, Hondarribia -que ha ensayado la ola lateral en Hendaia-, solo ha competido en la clasificatoria de La Concha, que ganaron en hombres: «Iker nos dijo que si ganaban, nos dejaría ir de fiesta. Pero ganaron y solo pudimos ir al recibimiento», bromea Ane. Quizá sea fruto de sus 18 años, pero no muestran ganas de vacación: «En dos semanas enlazaremos con la pretemporada de móvil y lo estamos deseando», aseguran. Antes tienen el playoff.

«El domingo estaré de vacaciones en India y no podré remar»

Ane Díaz llegó a la cita acompañada por Cristina Tacu. La moldava, de 23 años, es una de las integrantes de la Ama Guadalupekoa que en 2017 bogó en Hibaika. Las otras son la cántabra Natalia Díaz y la oiartzuarra Jasone Mitxelena. Ni Tacu -que vino hace una década de Moldavia con su familia- ni la castreña -ex de Zumaia- remarán el domingo en Portugalete... porque estarán de viaje a India y Nepal. «No pensábamos remar este año, y en marzo reservamos unas vacaciones con otra amiga más. Como tenemos relación con Iker (Cortés) desde Hibaika, manteníamos el contacto. En primavera nos animamos a participar en un descenso, y aquí estamos», señala Cristina, afincada en Astillero. Su hermano Alexandru sí irá el domingo en la San José XV. Son dos bajas sensibles en la banda de babor y la proa bidasotarra.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos