Remo

Orio revalida el título pese a la oposición de Hondarribia en el Oria

Aldai, Arrizabalaga, Lizarralde, Gozategi, Esteban, Garmendia, Mendizabal, Ostolaza y Valenciaga. / O.O.G
Aldai, Arrizabalaga, Lizarralde, Gozategi, Esteban, Garmendia, Mendizabal, Ostolaza y Valenciaga. / O.O.G

El ocho aguilucho bate por 1.62 al hondarribiarra en el Campeonato de Gipuzkoa y Legutio acoge hoy la revancha en el entorchado autonómico

Oskar Ortiz de Guinea
OSKAR ORTIZ DE GUINEA ORIO.

El ocho de Orio retuvo ayer el oro que había dominado a lo largo de la historia pero que entre 2006 y 2017 fue de color verde en diez de esas doce ediciones. Las aguas del río Oria se tiñeron de amarillo igual que hace un año por un margen de 1.62 segundos. Hubo pelea en el río.

La regata estuvo a la altura de la mañana. Ambas, preciosas. Para que un Campeonato de Gipuzkoa tenga validez se precisan tres embarcaciones. Orio puso la tercera, con su tripulación del futuro. Con la marea alta, el campo de regateo se limitó a las calles 2, 3 y 4 para aprovechar el cauce central, por donde fueron Orio A y Hondarribia.

Los últimos pulsos entre ambos botes situaban favorito a Orio. Pero el hecho de que los de Jon Salsamendi tuvieran las bajas de sus internacionales, el vizcaíno Jon Carazo (concentrado en Sevilla) y el uruguayo Leandro Salvagno (con su selección en China), sazonaba de incertidumbre el pronóstico. Hondarribia repitió la alineación que montó en el Támesis, con Iker de la Linde al timón.

Ambos equipos salieron con intención de enseñar su proa unos centímetros al vecino. Los locales, para infundir el respeto ganado en citas previas. Los visitantes, para sembrar dudas a bordo del favorito.

La salida fue explosiva. No puede ser de otra manera en una brega de cuatro minutos. Se fajaron de lo lindo en presencia del juez de mar, que debió intervenir para mandar a Orio a estribor cuando los de Jon Salsamendi se pegaron a Hondarribia para exprimir el jugo del Oria. Todo cuenta en una recta de 1.500 metros, que parecía un pantano dado el excelente semblante del río.

Al final, los oriotarras aplacaron la txanpa final hondarribiarra y se impusieron por algo más de segundo y medio. «En banco móvil, es distancia», observó el técnico de Hondarribia, Mikel Orbañanos. Sí, pero también es un margen que permite especular con que hoy en Legutio (11.00 horas) podrían invertirse los papeles con el título vasco en juego. «Un campeonato es como una final de fútbol: lo que vale es ganar», subrayó Salsamendi, consciente del riesgo que entrañaba la regata.

El ocho campeón lo integraron Imanol Garmendia, Martxel Aldai, Fernando Valenciaga, Oihan Gozategi, Odei Arrizabalaga, Josu Ostolaza, Alex Esteban, Aritz Lizarralde y Ugaitz Mendizabal de timonel.

Final de bateles en Legutio

Santurtzi, Donostiarra, Zierbena y Kaiku en categoría masculina y Deusto, Kaiku, Donostia Arraun Lagunak e Hibaika en la femenina, se clasificaron para las finales de hoy en el campeonato vasco de bateles en el pantano de Legutio.