Liga ACT de remo: La hoguera encenderá la llama de la liga Eusko Label

Las bazas guipuzcoanas a la corona de la liga ACT, Hondarribia y Orio, durante la Bandera de Zarautz de la temporada pasada. / JOSÉ MARI LÓPEZ

Las traineras de Urdaibai, Hondarribia y Orio parten como favoritas al título de la Liga Eusko Label, que se decidirá durante 19 jornadas, seis de ellas en Gipuzkoa y la mayoría en la mar | La Liga Eusko Label comenzará mañana con la IX Bandera de Bilbao

Oskar Ortiz de Guinea
OSKAR ORTIZ DE GUINEASAN SEBASTIÁN.

Como las bicicletas, las traineras son para el verano. O quizá eran, porque cada vez se anticipan más en el calendario. Pese a que no acabamos de dejar atrás este invierno interminable, mañana domingo, en una jornada tan estival como la festividad de San Juan, comenzará en Bilbao la XVI edición de la Liga Eusko Label de remo.

Restan por tanto apenas unas horas para echar a la hoguera las últimas dudas sobre el rendimiento de unas y otras tripulaciones, dar fuelle a las ilusiones y aspiraciones de todos, avivar el fuego de la pasión por un deporte que no necesita grandes incentivos para encenderse, y conjurarse en torno a las llamas con esas brujas que siempre habitan bajo las aguas para dar una justificación a lo inexplicable. Así son nuestras regatas. Un akelarre de pueblos y aficiones que vibran con sus colores.

Urdaibai, Hondarribia, Orio...

El azul tendrá menos protagonismo este verano tras el descenso el curso pasado de Ares, que aguantó un año, y Astillero, uno de los cinco clubes que se han coronado campeones alguna vez. En su lugar llegan Santurtzi y Donostiarra -primera trainera de una capital que bogará en la ACT-, que se convierten en los clubes número 25 y 26 que han tomado parte a lo largo de las dieciséis ediciones ligueras. Por potencial, tanto la Sotera como la Bantxa deben de estar más cerca de sumarse a la lista de catorce traineras que han ganado al menos una regata desde el nacimiento de la competición en 2003, que de verse en la pelea por la permanencia.

Aunque la lucha por las banderas pueda estar algo más abierta -con hasta seis o siete tripulaciones con opciones en función de los condicionantes que siempre influyen en el resultado de las regatas-, en la pugna por la corona vuelven a emerger las traineras de Urdaibai -que luce seis títulos, en 2004, 2007, 2008, 2010, 2016 y 2017- y Hondarribia -con tres entorchados en 2006, 2014 y 2015-, con Orio en busca de inaugurar su cuenta liguera, tras descargar hace nueve meses toneladas de presión en la bahía de La Concha.

Las traineras Donostiarra y Santurtzi debutan en la Liga ACT de remo con un potencial suficiente para no pasar apuros por la permanencia

La lucha por mantener la categoría en la Liga Eusko Label de remo parece centrada de inicio en las traineras de San Pedro, San Juan, Tirán y Kaiku

Las tres traineras favoritas a la liga ACT mantienen a sus técnicos, los guipuzcoanos Joseba Fernández, Mikel Orbañanos y Jon Salsamendi. También repite el gallego Juan Zunzunegui al frente de Zierbena, otro barco con capacidad para ganar cualquier día, como han demostrado los últimos meses en la trainera y en los botes pequeños que cada año su listón está unos centímetros más alto. Junto a ellos, no mucho más abajo, asoman Santurtzi y Donostiarra, que vuelven a confiar en los entrenadores que les guiaron a la élite, Iker Zabala e Igor Makazaga. Ambos equipos debutan sin complejos con la sensación de al menos estar en la segunda tanda, a la que también apuntan Cabo y Ondarroa, donde Iñaki Errasti toma las riendas que dejó Jon Iriondo, designado mejor entrenador de 2017.

Dos dobles jornadas

El nivel de Santurtzi y Donostiarra, que salvo hecatombe estarán lejos de la quema, reducen en principio el sufrimiento por la permanencia a San Pedro, San Juan, Tirán y Kaiku. La Erreka de Juan Mari Etxabe y la Libia de Mikel Arostegi parten con el deseo de dejar a dos botes por detrás para garantizarse la salvación.

Por segundo año consecutivo, las traineras de la liga ACT abrirán fuego mañana en la Bandera de Bilbao. Será la única contrarreloj individual -algo que siempre agradecen los aficionados- de las 19 jornadas programadas, una más que en 2017, y con una mayoría de campos en la mar. Por segundo año consecutivo, la ACT no ha logrado reunir el respaldo económico que le permitía exportar su producto y la imagen de país a través de la Bandera Euskadi Basque Country, que tuvo lugar en lugares como Barcelona, Sevilla o Málaga. Sin embargo, remeros y remeras bogarán a lo largo de la campaña en aguas de Pontevedra, A Coruña, Cantabria, Bizkaia y Gipuzkoa, que albergará tres regatas en julio -en Donostia (día 14), Pasaia (21) y Orio (22, en la mar y no en el Oria)- y otras tres en agosto -en Hondarribia (12) y Zarautz (18 y 19).

La regata zarauztarra no será la única que se decida a doble jornada. También tomará este formato la II Bandeira Cidade da Coruña, un puerto que la ACT estrenó el pasado año con una mar alborotada y que repite con dos días de protagonismo. Tiene mérito, porque la capital coruñesa no dispone de una trainera. Otro tanto sucede con Castro Urdiales, escenario de una regata privada, la VI Bandera CaixaBank, en un territorio sin representantes cántabros.

El calendario de la liga ACT repite su esquema habitual, con la mayoría de jornadas concentradas en julio (nueve regatas) y agosto (seis), con los parones habituales para la disputa del Campeonato de España, el 4 y 5 de agosto, y la Bandera de La Concha, el 2 y 9 de septiembre. Tras la regata donostiarra restarán las tradicionales citas de Bermeo y Portugalete, que también acogerán el playoff.

Teniendo en cuenta que el título estatal se jugará en Galicia, coincidiendo con regatas de las ligas Galega, ARC y ETE, miedo da que vuelva a repetirse el esperpento del año pasado, cuando algún dirigente sí mereció al menos un ninot en la hoguera de San Juan que mañana domingo prenderá la llama liguera.