Liga ACT

Arkaitz Díaz: «Siempre he sido un guindilla»

Arkaitz Díaz, en el Náutico de San Sebastián./Usoz
Arkaitz Díaz, en el Náutico de San Sebastián. / Usoz

A sus 35 años, y tras pasar por la popa de Urki y Txintxerpe, ha logrado con la Torrekua II una notoriedad que no busca

Oskar Ortiz de Guinea
OSKAR ORTIZ DE GUINEA

Arkaitz Díaz (Donostia, 1983) engaña. Ni su rostro aparenta los 36 años que cumplirá en octubre, ni es un recién llegado aunque solo haya cubierto su tercera temporada en la ACT. La primera, hace catorce años, con Trintxerpe. En la recién concluida campaña ha logrado el premio al mejor patrón de la Liga Eusko Label. En esto no engaña: es buen patrón.

¿El mejor de la ACT? «En la ACT hay muy buenos patrones. Gorka Aranberri y Ioseba Amunarriz se han quedado con tres puntos. Para otorgarlos se utiliza una fórmula y he sido el que más ha sumado. También te digo que el año pasado hacíamos lo mismo y no sacábamos un punto. Este año sí hemos sido un bote más rápido, y creo que nos ha ayudado porque este premio beneficia a las embarcaciones de la zona media. Pero siempre gusta que te reconozcan. Estoy muy agradecido a Igor Makazaga por la confianza que me he demostrado, y a los remeros porque esto es un trabajo de todos: la labor del proel, Ioritz (Orbegozo) es fundamental, como la de los babores para nivelar la embarcación y los estribores para que remen largo».

Su inicio en el remo fue casual. Natural del barrio donostiarra de Loiola, «de niño, el río Urumea siempre había estado muy presente, aunque fuera jugando con petardos, tirando piedras o cuando se nos iba ahí el balón. Un año, Ur Kirolak organizó un cursillo de verano, nos apuntamos un par de amigos, y hasta aquí». Tenía edad infantil y poca fuerza. «Siempre he sido un guindilla. Desde cadete pesaba poco, se veía que tirar del palo no era lo mío, y empecé de patrón o timonel. He hecho unos cuantos kilómetros en el Urumea con el ocho o con el cuatro de Urki».

Varios años alejado

Con la trainera loiolatarra debutó como patrón en 2003 y ganaron «la última Liga Federativa». En 2005 debutó en la ACT con Trintxerpe, donde recaló porque «remaban compañeros de clase: Sagarzazu, Aitor Artetxe... Ahí coincidí con Alain Osanbela», ahora en Donostiarra. «Descendimos, y al año siguiente estuvimos en la ARC1. Ya sea en la ARC2 o la ACT, tu labor es la misma. Pero en la ACT la atención mediática es mucho mayor».

Tras cuatro años alejado del remo, subió a la popa de Donostiarra en 2011 y 2012, para afrontar después otro parón de cinco campañas y regresar en 2018. «En 2014 me hicieron ficha por si acaso, pero no participé». Trabaja en los autobuses urbanos de Donostia, por lo que debe afrontar turnos de fin de semana que complican su dedicación al remo. «Me arreglaba cambiando turnos con compañeros, pero los tenía que devolver fuera de temporada».

Sin embargo, hace un año fue aita, y ha cogido una reducción de jornada que ha paliado el escollo laboral. «He estado estos dos años en la ACT, pero no sé qué haré el año que viene. Fuera del remo hay muchos condicionantes que cuadrar para poder comprometerte. Y exige mucha dedicación, mucho cuidado con la dieta», aunque en su caso apenas coja «un par de kilos en invierno. Y para cogerlos, debo hacer deporte. Si no hago, adelgazo».

Con el verano capitulado, el patrón opina que la Torrekua II ha cumplido «el objetivo de estar más cerca de los de arriba, y hemos sido más rápidos que hace un año. Al final, hemos sido sextos ganando una bandera en Getxo. En pretemporada impresionaron en las regatas de Ondarroa, Mutriku y Lekeitio, con dos triunfos y un segundo puesto. Sabían que esa no iba a ser la realidad el resto del verano, pero percibieron «que el bote iba rápido... y giraba fácil. En las ciabogas, notamos que entrábamos a la par y salíamos antes. No le dimos más vueltas ni las hemos entrenado, sino que nos han salido bien de forma natural. En parte el premio es reflejo de que el bote giraba rápido». Se perdió dos regatas en las que salió Jon Iruretagoiena, también canterano. «Si hubiera salido en más regatas, yo encantado. Yo quiero ayudar al club, y aquí nadie es más que nadie. 'Jontxi' se ha chupado el mismo frío y la misma lluvia en invierno que yo».

La Concha

La Torrekua fue quinta durante la mayor parte de la Liga, sin poder entrar en la tanda de honor, que «está muy caro. Se vio en La Concha, donde Zierbena acabó sexto. Urdaibai ha andado muy rápido, como demostró la última regata en Portugalete con un 19:08. Pero si te quedas fuera de inicio, es un hándicap para el resto de regatas». En su desarrollo, explica que «en Orio hicimos un regatón. Ganamos nuestra tanda, y luego la tanda de honor nos sacó 20 segundos. En Santurtzi, lo mismo. Creo que ha habido regatas en las que los tiempos no reflejaban la diferencia real entre las dos tandas. No hemos estado tan lejos».

De hecho, Donostiarra remató la temporada con una notable actuación en la Bandera de La Concha, en la que fue cuarta tras ganar la primera tanda del segundo domingo. «En la primera jornada perdimos unos segundos del minuto siete y medio a la ciaboga, y nos condicionó a la vuelta. En la segunda jornada acabamos con un buen sabor. Hacía muchos años que una trainera de Donostia no ganaba una tanda».

Para la próxima temporada, confía en que la embarcación «dé otro paso. Entrar en la tanda de honor va a estar muy complicado para todos, porque cada vez hay más equipos de gran nivel. Este año ha habido seis ganadores de bandera diferentes, lo que demuestra una igualdad tremenda». Arkaitz Díaz sabe apreciar la evolución del club. «En 2011 no teníamos ni duchas. Ahora tenemos una nave en Trintxerpe, una trainera B que lo está haciendo muy bien y pronto nos darán el relevo. Son ellos, los chavales que están abajo, los que tienen que disfrutar», concluye.