Remo

Hondarribia se corona en el campeonato de Euskadi

La trainera de Hondarribia celebra su victoria en el campeonato de Euskadi. /LUIS ÁNGEL GÓMEZ
La trainera de Hondarribia celebra su victoria en el campeonato de Euskadi. / LUIS ÁNGEL GÓMEZ

La Ama Guadalupekoa controló la regata de principio a fin y se hizo con el título gracias a un gran segundo largo

Oskar Ortiz de Guinea
OSKAR ORTIZ DE GUINEA

Hondarribia se ha subido a tiempo a la ola ganadora para cerrar julio a lo grande. Los hondarribiarras ganaron el sábado la Bandera de Getxo y este martes se coronaron en el Campeonato de Euskadi. Dos pinceladas verdes en un verano que ha sido azul en su primer mes. Sin embargo, Urdaibai ha debido hincar la rodilla en sus dos últimos duelos directos con los bidasotarras, pues su victoria del pasado domingo en Santurtzi llegó desde la segunda tanda y de la mano de un aumento en la fuerza del viento y la corriente.

Poco faltó para que sucediera otro tanto en el entorchado autonómico. Coincidiendo con el cambio de marea tras la pleamar, el viento aumentó en el ecuador de la primera tanda, y Ondarroa exprimió los dos largos iniciales para marcar las mejores referencias y amenazar con protagonizar la gran sorpresa de la temporada. Los de Iñaki Errasti marcaron los mejores parciales hasta el inicio del tercer largo, después de dominar su serie pese al acoso final de San Pedro, que recortó cuatro segundos con una última ola formidable para colarse en la cuarta plaza por delante de Zierbena y Orio.

Por la calle cuatro

Ayer, sin embargo, las condiciones fueron bastante homogéneas en Lekeitio. Nada que ver con el infierno que las calles tres y cuatro vivieron el domingo en la ARC-1, donde Zarautz y sobre todo Getaria resultaron carbonizadas en las llamas sin control por el viento y las olas.

Con ese recuerdo y ante la previsión de olas de algo más de un metro, el delegado hondarribiarra, Frantxis Gonzalez-Txabarri, torció el morro cuando el sorteó les envió a la calle cuatro. Pero la mar calmó su carácter a menudo indómito en Lekeitio. «Ojo, que por la calle cuatro se ha ganado más de una bandera en este campo», avisó Ramón Alkain, presidente de la Federación Vasca, antes de la regata. La última, el sábado por parte de Donostiarra en la Liga ETE.

Hondarribia se empeñó en dar razón al dirigente de Aia. Tras un igualado primer largo junto a Bermeo, Orio y Zierbena -calles uno, dos y tres y dos-, la Ama Guadalupekoa cogió ventaja con una ciaboga magistral. «Ha sido la clave», coincidieron el patrón bidasotarra, Ioseba Amunarriz, y el entrenador 'txo', Joseba Fernández. «Si arrancas el largo por delante, te da otro poso para afrontar el largo», profundizó el hondarribiarra. Coincidió que Urdaibai no bordó la maniobra e Ibon Arruti tuvo un problema con el espaldín que se repitió en la segunda ciaboga. El proel oriotarra ni cogió el remo corto en el tercer viraje.

El segundo largo fue un festival en popare. Cada tripulación aprovechó los tramos que más le beneficiaban. Los patroneados por Ioseba Amunarriz salieron como un cohete de la ciaboga, abrieron hueco y Bermeo y Orio reaccionaron con las olas rápidas que barrían el final del largo. Para entonces, «Hondarribia nos había sacado más ventaja de lo debido», asumió Joseba Fernández.

El tercer largo fue el ser o no ser. Hondarribia remontó los dos segundos que cedía con la Antiguako Ama. «¡Vamos en los tiempos de Ondarroa!», animó Amunarriz a los suyos, que terminarían sacando ocho segundos en ese tramo a los ondarrutarras. El problema se llamaba ya Bermeo, que reaccionó como una bestia. Es lo que son. Llegaron a estar a casi nueve segundos, pero ciabogaron por última vez a solo tres. Había regata a dos bandas. Orio ya no contaba tras su viacrucis en las ciabogas, y Zierbena no tuvo su día.

En el último largo, Urdaibai se rehizo de otra ciaboga discreta y lo intentó todo yendo incluso a la calle 'cero'. Pero Hondarribia no se amilanó en su afán de dar unos brochazos de color verde. Siguió erre que erre a sus 36-37 paladas. Erre que erre por la calle cuatro, sin caer en la tentación de enfilar a estribor.

Por el interior, Zierbena terminó de rematar a Orio después de su rotonda en la última ciaboga. Al final de la regata, Jon Salsamendi reunió durante más de media hora a sus remeros.

Ondarroa, superior

En la primera tanda, Ondarroa sacó su versión navegadora, lejos del fiasco del domingo en Santurtzi. Brilló de brankas y en popare. Se fue algo de San Pedro en el segundo largo, que a su vez pudo con Donostiarra. Lekittarra se quedó pronto, pero cerró la clasificación a 47 segundos. No son tantos, aunque en el tercer largo acusó más la diferencia de nivel entre la ARC-1 y la ACT, que descansará el fin de semana.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos