Remo

Las bateleras confirman que no continuarán en San Juan

Las bateleras confirman que no continuarán en San Juan

Explican en una nota que «se ha deteriorado» su relación con la junta directiva, cuya solicitud de perdón «llega tarde»

El Diario Vasco
EL DIARIO VASCOSAN SEBASTIÁN.

La tripulación de Batelerak emitió ayer un comunicado en el que confirma que la próxima temporada «no» seguirá «remando al máximo nivel en San Juan». Aunque «la decisión es firme», expresan su «frustración, tristeza, pena e impotencia» por la medida adoptada, fruto de «un problema de convivencia grave entre remeras y directiva», tal como expresaron seis remeras el lunes en este periódico.

En su nota, explican que el objetivo del reportaje publicado el pasado día 12 era «dar a conocer el final de nuestra trayectoria como equipo y mostrar el triste y doloroso final de esta generación». Aunque mantienen lo afirmado, ayer matizaron que «algunas de las ideas mencionadas no las supimos expresar de manera adecuada creando desconcierto: la petición de la dimisión, la causa de la marcha de los 13 remeros, y el caso de Nerea (Pérez, la patrona que no participó en la primera jornada de la Bandera de La Concha), entre otras».

Dejan «claro» que valoran «mucho el trabajo (voluntario) realizado por la directiva», pero puntualizan una «realidad innegable que se manifiesta en un problema de convivencia grave entre remeras y directiva. Las situaciones vividas, por lo general, están repletas de faltas de comunicación, malinterpretaciones, y faltas de respeto. Las consecuencias han sido visibles, haciéndonos más fuertes como equipo, pero debilitándonos como individuo, llegando a verse afectada la salud de algunas: ansiedad, miedo...».

Añaden que «estos hechos no son atribuibles a toda la directiva, pero el resto de los directivos no han reaccionado, optando por no intervenir en la mayoría de los casos». Así, aunque «algunos directivos han pedido perdón», entienden que «este llega tarde» y «no repara el daño causado y no garantiza las bases para una convivencia futura».

«Como partes implicadas», reconocen que no han «sabido resolver el problema, la simbiosis natural entre directiva y remeras se ha deteriorado demasiado, y se han superado los límites. Por ello, decimos no a seguir remando al máximo nivel en San Juan, siendo la decisión firme y sin vuelta atrás, sintiendo frustración, tristeza, pena, e impotencia tanto por nosotras como por el pueblo que ha estado a nuestro lado».

Más sobre las bateleras de San Juan

 

Fotos

Vídeos