En la vida prevalecen las relaciones

GABI LARRINAGA

No busquen en este pequeño espacio un hueco a la polémica. Que hemos llegado al segundo domingo sin apenas hacer referencia al estado de la mar, los vatios, el viento, las filosofías de los clubes o los estilos de remada. En cambio, hoy sabemos un poco más (o menos) de reglamentos.

Durante estos días, recordaba cómo se vive la semana de La Concha según cómo hayas salido del primer domingo. En Zierbena habrá resultado más corta que en Orio -sin apenas opciones-, pero también menos tranquila que en Hondarribia. Los de Mikel Orbañanos habrán agradecido ver desde la barrera los toros del toque de palas entre Bermeo y Zierbena.

Es significativo cómo se ven las cosas según el barrio en el que estés. Pero el remo da muchas vueltas y depara relaciones que superan las rivalidades.

En La Concha, por ejemplo, se enfrentan entrenadores que han sido compañeros de tosta. Orbañanos, que vuelve a aspirar a la bandera, y Jon Salsamendi, que este verano no ha encontrado la regularidad deseada. El técnico de Orio coincidió en Astillero con su amigo Juan Zunzunegui (Zierbena), con quien rivalizó en los duelos de ochos entre Vigo y Orio. En la San José también remaron el 'aguilucho' Mikel Arostegi (San Pedro) y antes Iñaki Errasti (Ondarroa), 'galáctico' en aquel Kaiku de José Luis Korta.

El de Ortzaika, además de a Orbañanos y Salsamendi en Orio, dirigió en Castro a Juan Mari Etxabe (San Juan), que remó lo suyo con los sanjuandarras Joseba Fernández (Urdaibai) e Igor Makazaga (Donostiarra), con quienes coincidí en su día. Y cómo olvidarme de Beni Silva, que en una Concha cedió remeros de Cabo a Donibaneko.

En medio de polémicas, me apetecía ensalzar las relaciones. Que ganen las y los mejores.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos