«Estoy orgullosa del equipo y de su aspecto humano»

«Estoy orgullosa del equipo y de su aspecto humano»

La marea roxa recibió por todo lo alto a las Batelerak para verlas ondear la Bandera de La Concha en el viejo ayuntamiento

ELENA VIÑASPASAIA

Las cuatro banderas que las Batelerak habían conseguido anteriormente en La Concha ondeaban desde primeras horas de la mañana en lo alto del antiguo ayuntamiento de Donibane. La quinta llegaba a última hora de la tarde en medio de una alegría de la que se contagiaban los 2.500 habitantes de este distrito pasaitarra.

«Para un pueblo pequeño esto es la leche», comentaba Aitor Ugarte, delegado de la tripulación que ha hecho historia ganando por quinto año consecutivo la 'olimpiada' del remo y la liga Euskotren. Y no exageraba. Las ganadoras eran recibidas por una marea de gente que inundaba de rosa la única calle de la población. La música y los gritos de «¡aupa Batelerak!» ponían banda sonora a un recibimiento que pocos quisieron perderse.

Tras el pasacalles acompañado de aplausos y felicitaciones de sus vecinos, las remeras no olvidaron cumplir con las más arraigadas tradiciones y llevaron la bandera a la iglesia de Bonanza para fotografiarse bajo el cristo que preside el altar. «Hoy también han llevado durante la regata medallitas con la imagen de la Virgen de Guadalupe, que siempre nos da suerte. Yo mismo he ido a todas las novenas», confesaba Ugarte, quien no ocultaba la felicidad por el triunfo de las chicas, entre las que se encuentra su hermana Josune.

«Por Maialen, que ya es ama»

Igual de «contenta» se mostraba Nerea Pérez, la patrona que en 2017 desafió a olas colosales guiaba ayer a sus compañeras hacia la victoria. «Hemos disfrutado mucho de la regata. En el largo de vuelta hemos recordado de todo, y hemos dicho el nombre de las que hoy estaban fuera. También el de Maialen», declaraba la joven, refiriéndose a su exentrenadora, Maialen Arrazola, que ayer no pudo animarlas en La Concha como acostumbra a hacer, ya que la víspera daba a luz a su hija Nora.

Oihana Cereijo recordaba la regata celebrada horas antes aún emocionada. «Hemos hecho una salida fuerte y después, hemos volado disfrutando de cada palada», manifestaba, mientras hacía una valoración más que positiva de la temporada que cerraban por todo lo alto. «Estoy superorgullosa de todo mi equipo, de todo lo que han trabajado, pero si algo hay que destacar es su aspecto humano», aseguraba.

Igual de satisfecho se mostraba el entrenador de las Batelerak, Anartz Gereño, quien subrayaba que éste «es un año de diez». Según explicaba, «hemos hecho un buen año de bateles, trainerillas y trainera. Hemos hecho buenas regatas. Hemos sido estables, constantes en los entrenamientos, con cabeza».

Una abarrotada plaza Santiago recibió al equipo al completo, cantando canciones de antaño mientras las rosas ondeaban la Bandera de La Concha 2018 en la vieja casa consistorial. «Son unas guerreras. Estamos muy orgullosos de ellas», afirmaban dos aficionados arraunlaris, mientras el resto aplaudía. «Esto es un chute de energía para los chicos de la Erreka, que la semana que viene tienen el 'playoff'», decía Aitor Ugarte. Todos en San Juan cruzan los dedos para que siga la suerte.

Bandera de La Concha

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos