Remo | Bandera de La Concha

La edición más ajustada desde que Castro ganó a Orio por 89 centésimas

La edición más ajustada desde que Castro ganó a Orio por 89 centésimas

Tras el cómputo de los dos domingos, es La Concha en la que menos tiempo ha habido entre la primera y la última trainera: 67 segundos

El Diario Vasco
EL DIARIO VASCO

Conocida la igualdad de la Liga ACT, se preveía aglomeración de traineras en pocos segundos, pero lo de esta edición pasa de castaño a oscuro, quedará grabado en el rico historial de La Concha.

Ha sido La Concha más igualada y más ajustada desde 2001, aquella difícil de olvidar que se resolvió a favor de La Marinera de Castro por 89 centésimas. No se olvida porque en la segunda jornada sucedió lo que parecía imposible. Orio perdió la bandera y no solo eso, sino que lo hizo de forma tumultuosa ante José Luis Korta. Orio llegó a la segunda jornada con una renta de 10.02 segundos sobre Castro y en el largo de vuelta, a la altura del Aquarium, La Marinera se subió en una ola, sus remos pasaron por encima de los de la banda de estribor de Orio y ahí se esfumó la bandera para los aguiluchos. Cedieron 10.91 segundos en meta hasta perder la bandera por tan solo 89 centésimas, una menos que en esta edición en la que 90 centésimas han separado a Hondarribia y Zierbena.

Otra edición para el recuerdo fue la de 1999, cuando tras el cómputo general de las dos jornadas Pasai Donibane Koxtape aventajó a Orio en 2.53. En esa Concha Orio ganó la tanda de honor con una ventaja de 4 segundos y 49 centésimas, pero fue insuficiente para recuperar el tiempo cedido el domingo anterior, 6.92.

En 1921, la Unión de Pasajes distanció en solo un segundo y dos décimas a Orio, segunda, y en 1992 Orio aventajó en 1.23 a Donibaneko.

Por hache o por be, la Ama Guadalupekoa es protagonista en las ediciones más apretadas de este siglo. No hay Concha fácil para los verdes. En 2005, cuando Hondarribia volvió a ganar en La Concha 37 años después, entre la primera, la segunda (Orio) y tercera trainera (Astillero), solo hubo cinco segundos; en 2013, solo 1.66 separó a Hondarribia y Orio, y en la que acabó ayer ya saben qué pasó.

La igualdad en esta edición no es una impresión que tiene el aficionado sino que es una realidad reflejada en los números. Ha sido La Concha en la que menos diferencia ha habido entre la primera y la última trainera, entre Hondarribia y San Pedro. Las ocho han acabado en 67 segundos después de sumar los tiempos de los dos domingos.

Hay que remontarse otra vez a 1999 para asistir a una Concha tan igualada. En aquella edición todas las traineras acabaron en casi 69 segundos, entre Koxtape, que fue la ganadora con un tiempo global de 40:18.30, e Isuntza, el farolillo rojo, con 41:27.17.

Es evidente que el ascenso deportivo de la trainera Donostiarra ha ayudado a que en esta edición los ocho hayan acabado en un pañuelo. Habituada a ser última, a cierta distancia de los que pugnan por la bandera, la embarcación está hoy mucho más cerca.

Bandera de La Concha

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos