Remo

La asamblea de San Juan ratifica a la actual directiva

Las Batelerak sacan su trainera del agua en el muelle de Donostia./DV
Las Batelerak sacan su trainera del agua en el muelle de Donostia. / DV

La votación deparó 130 papeletas a favor de los responsables del club, 28 en contra y siete abstenciones

Oskar Ortiz de Guinea
OSKAR ORTIZ DE GUINEASAN SEBASTIÁN.

Tras una larga reunión, la asamblea extraordinaria convocada al efecto, los socios de Pasai Donibane Koxtape refrendaron ayer por una amplia mayoría a la junta directiva del club, que había puesto sus cargos a su disposición a raíz de las fuertes quejas vertidas por la práctica totalidad de las integrantes de su plantilla femenina, el grupo de remeras Batelerak, que decidió abandonar la disciplina sanjuandarra. En la votación, 130 socios votaron a favor de la directiva, 28 lo hicieron en contra y siete se abstuvieron.

Tras recibir un 75,14% de los votos, la directiva, presidida por Xabier Arraras desde diciembre de 2013, se mostró «ilusionada» por el resultado de la votación, pero a la vez «triste por haber tenido que recurrir a una asamblea extraordinaria». El máximo directivo del club piensa que «ojalá no se hubieran aireado estos trapos» y «todo se hubiera resuelto dentro». En su opinión, «todos hemos perdido», en referencia a la directiva y unas remeras que «lo han ganado todo en el agua». Eso sí, aunque con otras remeras, Arraras confía en que la trainera femenina de San Juan vuelva a estar en el agua en 2019.

Xabier Arraras, el presidente, piensa que «ojalá no se hubieran aireado estos trapos»

El pasado 12 de noviembre, seis de las bateleras de la tripulación, Ane Arbillaga, Onintza Olaizola, Oihana Cereijo, Nerea Pérez, Laura Goldarazena y María Mendizabal, explicaron en este periódico los motivos que habían llevado a la plantilla a dejar San Juan en bloque. «Queríamos continuar, pero por el equipo, no porque quisiéramos estar en el club», afirmaron entonces.

Las desavenencias entre las remeras y la directiva no han sido algo exclusivo del último curso, como tampoco es algo que no haya sucedido en otros clubes y deportes. En este caso, venían de más atrás, pero el deseo de batir sus marcas, conquistar las cinco banderas de La Concha con las que igualaban el hito de las traineras gallegas y, en definitiva, marcar una época que será difícil de igualar, fueron el betadine que ayudó a cicatrizar cualquier herida.

Esta vez la llaga no ha tenido cura. «No queremos irnos por la puerta de atrás ni que se mienta. Nos vamos porque se han superado los límites deportivos», aseguraron las remeras, que llegaron a exigir la dimisión del presidente como condición para continuar.

Al día siguiente, 13 de noviembre, el club colgó un comunicado en su cuenta de Twitter para anunciar la convocatoria de una asamblea, pero también para mostrar su «más enérgico malestar ante lo que consideramos una secuencia de mentiras y medias verdades que han creado un revuelo y desasosiego en los aficionados y aficionadas de nuestro pueblo».

El miércoles 14 llegó el comunicado firmado por el grupo Batelerak, en el que valoraron «mucho el trabajo (voluntario) realizado por la directiva», a la que a su vez achacaron «faltas de comunicación» y «de respeto».

La trainera femenina de San Juan debutó en el agua en 2010, tomando una trayectoria ascendente que alcanzó el cénit durante las cinco últimas temporadas, en las que han sido las grandes dominadoras del calendario arraunlari. Han enlazado el repóquer de victorias en tres de las grandes referencias del calendario: la Bandera de La Concha, la Liga Euskotren y la Bandera de Zarautz, además de varios títulos de Gipuzkoa y Euskadi y un sinfín de triunfos en distintas regatas.

Banco móvil en Orio

Por otro lado, mañana (10.30) se disputará en Orio la segunda jornada de la Liga Guipuzcoana de banco móvil.

 

Fotos

Vídeos