La mar, asignatura pendiente de la Libia

La Libia, con Kristian Erostarbe de proel por su lesión lumbar, toma una ciaboga en Orio. /
La Libia, con Kristian Erostarbe de proel por su lesión lumbar, toma una ciaboga en Orio.

San Pedro lidera la liguilla de la permanencia en la que compiten Portugalete y Zumaia tras hacerse fuerte en la ría y sufrir más ante el viento y las olas

OSKAR ORTIZ DE GUINEA SAN SEBASTIÁN.

San Pedro tiene una asignatura pendiente de aquí a septiembre: la mar. La Libia se ha hecho fuerte en las regatas de ría, donde fue octava tanto en Astillero como en Orio, pero no pudo mantener ese rendimiento en la mar, donde fue última en Zierbena y penúltima el pasado domingo en Donostia, y no termina de coger aire para atar una permanencia que pasa por mejorar sobre el salitre, aunque confían en aprobar la reválida.

Tras cinco regatas la pugna por la permanencia parece reducida a tres embarcaciones: San Pedro, Portugalete y Zumaia, que suman 15, 14 y 8 puntos, respectivamente. Por encima, Zierbena tiene 27 y Cabo 28 tras alcanzar una cierta regularidad en la zona templada de la tabla.

«Estamos mentalizados para que la lucha por la salvación sea entre Portugalete, Zumaia y nosotros, y nuestro objetivo es dejar a ambas traineras por detrás y librarnos así del play off», asegura Mikel Arostegi, entrenador de San Pedro.

El oriotarra es consciente de que su Libia sufre demasiado en la mar, aunque su lectura va más allá de la propia boga de su tripulación: «Como las regatas en mar han sido en domingo, las tandas se distribuyen en función de la regata del sábado: como habíamos sido octavos en las contrarrelojes, nos tocó remar al día siguiente en la segunda tanda, y en esta época del año al mediodía se levanta algo más de viento, lo que nos ha perjudicado respecto a la primera tanda, en la que remaron Portugalete y Zumaia».

Pero más allá del aire, Arostegi admite que «en la ría estamos dando un buen nivel pero en la mar también hemos fallado nosotros». En Zierbena, su marca de estribor, Kristian Erostarbe, sufrió una lesión lumbar y apenas pudo remar durante toda la regata.

Con los canteranos Daniel Fernández y Alberto Iñurrategi tocados, Arostegi ha tenido que seguir contando con Erostarbe para poder alinear el mínimo de tres canteranos junto a Ignacio Rodríguez y Josu Beristain. Para ellos, en Orio y en La Concha situó a Erostarbe como proel -en lugar del joven Beristain- y a Urko Kortajarena de marca, labor que ya desempeñó sin ir más lejos el curso pasado. «Detrás de la trainera se sufre más de la zona de la cintura que en la proa, y por eso a Kristian lo pusimos de proel», explica Arostegi.

En Donostia no halla más justificación que «fallamos nosotros». Los morados se defendieron en los dos primeros largos, especialmente con un par de olas llegando a la isla que los catapultaron casi a la altura de San Juan: «En el tercer largo sufrimos. En un río todas las paladas son buenas pero en la mar es diferente. Es donde más acusamos las bajas del año pasado, porque tenemos muchos remeros nuevos y eso hace que aún no hayamos hecho bloque. Nos falta confianza en la mar cuando la trainera balancea. Es lo que nos pasó el domingo y se sumó el cansancio de la paliza del sábado».

Once fijos en todas las regatas

Hasta el momento, Erostarbe no ha podido rotar mucho a sus remeros. Entre gripes y lesiones, hasta once hombres -incluido el patrón, Ugaitz Mendizabal- han participado en las cinco regatas de la ACT. Solo Zumaia supera esta cifra, con doce.

La escasez de canteranos es otro inconveniente que también sufren Astillero, Kaiku, Urdaibai y Zierbena, que están alineando a solo tres canteranos en la liga. «En San Pedro tenemos cuatro remeros que vinieron al club en edad aún juvenil, pero como venían de otro club son remeros propios y no canteranos», puntualiza Arostegi.

Con todo, el técnico de San Pedro es optimista de cara al futuro. «En las regatas de río hemos demostrado un buen nivel, pero nos falta confirmarlo en la mar», advierte. Y se agarra a un dato para la esperanza: «Las dos únicas veces que nos hemos medido en la misma tanda con Portugalete y Zumaia -en Astillero y en Orio- les hemos ganado».

Paradójicamente, «hubiera preferido ser noveno que octavo en esas regatas para estar al día siguiente en la primera tanda». Este fin de semana se pueden repetir las circunstancias, dado que el sábado Bilbao acogerá la cuarta contrarreloj y el domingo la liga se desplaza a Getxo.

Respecto a los rivales que tienen por encima, «no esperaba el nivel que está dando Astillero. Pensaba que estaría más cerca nuestro, pero pudieron mantener el bloque del año pasado y han dado un salto hacia arriba. También Zierbena lo ha dado, aunque en su caso ha sido fichando buenos remeros».

Por el contrario, «en San Pedro sufrimos varias bajas y al no crecer como bloque hemos dado un pasito atrás, y es la diferencia que se ve en el agua. Del cuarto puesto al noveno no hay mucha diferencia y cualquiera si no tiene un buen día puede ser noveno o décimo»

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos