La fotografía que ilustra un reinado

Zumaia conquista la Ikurriña de Zarautz ganando la segunda jornada y firma una Liga Euskotren con siete triunfos de ocho posibles

GAIZKA LASAZARAUTZ.
La fotografía que ilustra un reinado

Zumaia sumó ayer la última conquista al reino construido en la Liga Euskotren 2013. Esperó a hacerse con la Ikurriña de Zarautz para coronarse por segundo año consecutivo reina de la ACT y ejerció el día de su encumbramiento la autoridad de líder que le atribuía el protocolo.

La Telmo Deun dejó en la segunda jornada de la bandera más rastros de un camino imperioso. Sujetó durante el primer largo la euforia emergente de Hibaika con la remada solemne y parsimonia de una tripulación curtida y madura. A 36 paladas. Preparó su ataque en las inmediaciones de la ciaboga y asestó el golpe en el segundo minuto de la vuelta, sin aparente violencia, desde la elegante superioridad, haciendo fluir la embarcación sobre el mar con pasmosa naturalidad, incrementando el ritmo de palada sin torcer el gesto. La remada zumaiarra no transmite el agónico choque contra la resistencia. Sólo compostura y equilibrio. Dignidad de mando superior.

Con diferentes zooms, encuadres o enfoques, las fotografías que Zumaia ha plasmado sobre el agua han ilustrado la supremacía de una cuadrilla con madera arraunlari, comprometida por la causa y dotada de un talento explotado a base de años. Con la victoria de ayer, culminó un trazado de siete victorias sobre ocho posibles en la máxima categoría de traineras femeninas.

La segunda instantánea de ayer, sobre el barco, inmortalizó la imagen de un reinado. Una era que se inició el año pasado y que promete seguida. Un ciclo que para la historia quedará teñido de rojo y se recordará con el nombre de Zumaia. Nagore Osoro (patrona), Leire Antia, Oihana Erkizia, Ainitze Illarramendi, Itsaso Aramendi, Irati Larrañaga, Mirari Ibarguren (estribor), June Aranbarri, Atsegin Odriozola, Ioana Alijostes, Olatz Arrizabalaga, Olatz Agirregabiria, Libana Taboada (babor) y Natalia Díaz (proel) colocaron la última piedra del monumento zumaiarra. Amaia Uranga les acompañó en el logro la víspera.

Hibaika, a más

Zumaia sintió de cerca durante muchos minutos el acoso de una tripulación emergente como Hibaika que con las olas de proa le discutió su autoridad con descaro. Poderosa físicamente, la trainera de Errentería empieza a pulir su conjunto para aplicar una remada cada vez más acoplada que augura mucha guerra a medio y largo plazo.

Hibaika dejó en ocho segundos la desventaja con la líder y metió once segundos a San Juan, nueve de ellos en el largo de ida. Las de rosa volvieron a evidenciar que la destreza en popare es su mayor fortaleza. Orio se acercó a las pasaitarras y dio un paso más hacia su consolidación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos