La Fiscalía rechaza investigar el borrado de los ordenadores de Bárcenas

El PP aseguró haber limpiado las computadoras en abril en cumplimiento de la Ley de Protección de Datos

MELCHOR SÁIZ-PARDOMADRID

La Fiscalía de Madrid ha pedido a la titular el Juzgado de Instrucción número 32, Esperanza Collaz, que archive la causa abierta por encubrimiento y destrucción de pruebas para aclarar quién ordenó el borrado del disco duro de los ordenadores que Luis Bárcenas dejó en la sede del PP, en la calle Génova 13 de Madrid

Según el extesorero, en esas dos computadoras había información sensible sobre pagos en B y contabilidad opaca de la formación política. Cuando el magistrado de la Audiencia Nacional Pablo Ruz reclamó al PP esos ordenadores, el partido aseguró que eran de su propiedad, y no de Bárcenas, y que había procedido al borrado de todos los datos en cumplimiento de la Ley de Protección de Datos.

Ruz, en contra del criterio de Anticorrupción, terminó inhibiéndose a favor de la justicia ordinaria al entender que ese limpiado de las memorias podría ser constitutitivo de un delito de daños informáticos y otro de encubrimiento. La Fiscalía entonces sostuvo que investigar quién y por qué había ordenado la destrucción de esos datos no aportaría nada a la causa.

Ahora, el Ministerio Público sí que reconoce la competencia de Collaz para investigar esos hechos, si bien pide el archivo de la investigación al no apreciar ningún indicio de delito en el borrado de los discos duros de las computadoras.

El Partido Popular también alegó en su momento que el borrado se hizo para que esas terminales pudieran ser usadas por otros trabajadores de la formación; sin embargo, los peritos certificaron que, tras ser manipulados, jamás volvieron a ser usados. Ni siquiera encendidos.

El PP aseguró que había procedido a su borrado el pasado abril, tras ser archivada la denuncia que Bárcenas interpuso por robo contra los populares.