El 90% de los hijos de inmigrantes no se sienten discriminados

La mitad de estos jóvenes se identifican con España, según una investigación sobre la integración de esta segunda generación

D. VALERAMADRID
Inmigrantes en el aula de un colegio. / Archivo/
Inmigrantes en el aula de un colegio. / Archivo

La integración de la segunda generación de inmigrantes, es decir, los hijos de padres extranjeros nacidos en España, es muy positiva. El 90% de estos jóvenes no consideran que sufran ninguna discriminación y además, la mitad de ellos se sienten españoles. Estos son algunos de los datos de la Investigación Longitudinal sobre la Segunda Generación en España realizada por el profesor de la Universidad de Princeton, Alejandro Pontes y en colaboración con la profesora Rosa Aparicio, del Instituto universitario Ortega y Gasset.

Los hijos de inmigrantes se han integrado a la juventud española y sus diferencias con los hijos de nativos van disminuyendo con el tiempo ha asegurado el profesor Pontes. El estudio, realizado sobre una muestra de 5.345 adolescentes de 17 y 18 años, supone una actualización de una investigación realizada en 2008. El estudio diferencia entre hijos de inmigrantes nacidos en España (segunda generación) y los nacidos fuera pero que llegaron al país con menos de 12 años.

Según el nuevo estudio la integración de estos jóvenes ha mejorado en los últimos años hasta el punto de duplicar el porcentaje de este colectivo que se siente español (48,3%) aumentando hasta un 79,9% en el caso de los hijos nacidos en España. Por nacionalidades, la mayor identificación con España entre quienes nacieron fuera del país son los filipinos, mientras que los porcentajes más bajos de identificación se producen entre los ciudadanos chinos. Los investigadores justifican estos buenos datos por la actitud "sumamente acogedora" de la sociedad española.

El estudio también contradice la influencia de las crisis sobre este colectivo. A pesar de la crisis, la mayoría de estos jóvenes ha permanecido en España, ha explicado Pontes al comprobar cómo más de un 95% de los encuestados hace cuatro años permanecía en el país. Además, Pontes también ha destacado que un 90% de estos inmigrantes de segunda generación permanece en el sistema educativo. Un porcentaje que desciende hasta el 80% entre los nacidos fuera de España. Además, esta generación poco a poco avanza en el nivel académico. Según el estudio un 8,1% de estos jóvenes han accedido a la universidad.

Menos recursos

Sin embargo, no todos son aspectos positivos y el estudio alerta sobre algunas disfunciones en el plano económico. Y es que hasta un 65% de los jóvenes de segunda generación subsisten con unos ingresos familiares inferiores a 1.500 euros, frente al 38% de los adolescentes españoles. Los hogares de los inmigrantes son más pobres, ha destacado Pontes.

Además, los investigadores han recordado que la magnífica integración puede verse afectada por los recortes actuales. Y pusieron como ejemplo la disminución de las ayudas a las asociaciones de inmigrantes que facilitan la adaptación de los recién llegados.