Una treintena de sin papeles asalta la valla de Melilla

Un número indeterminado ha logrado pasar a territorio nacional | Es la primera avalancha tras cinco días sin sobresaltos en la frontera

EUROPA PRESSMELILLA
Decenas de inmigrantes subsaharianos tratan de acceder a Melilla. / Efe/
Decenas de inmigrantes subsaharianos tratan de acceder a Melilla. / Efe

Melilla ha registrado un nuevo intento de entrada en avalancha de inmigrantes después de cinco días de calma en la valla, tras abalanzarse sobre ella una treintena de sin papeles, de los que varios han logrado pasar a territorio nacional. El intento se ha producido a primera hora de la mañana de este lunes, según han informado fuentes policiales, cuando un grupo de subsaharianos se presentaron a la carrera sobre la zona del Río Nano sobre las 08.00 horas.

Las fuerzas de seguridad que vigilan todo el perímetro fronterizo, tanto a un lado como otro de la doble valla de seis metros de altura cada una, rechazaron a la mayoría, pero un "número indeterminado" ha conseguido su objetivo de quedarse en Melilla. Las citadas fuentes han reconocido que la cifra exacta de inmigrantes que ha logrado penetrar en territorio nacional no se conocerá hasta que aparezcan aquellos que han podido sortear tanto la alambrada como el control policial marroquí y español.

Avalancha de inmigrantes

Esta avalancha es la primera que se registra en cinco días sin sobresaltos en la frontera después de que entre el lunes y el martes de la pasada semana se produjeran tres avalanchas de unos 450 inmigrantes en total, de los que consiguieron entrar más de 120. Este repunte ha provocado que la cifra de acogidos en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI), dependiente del Imserso, sea ya de 853 cuando su capacidad óptima es de 480.

Ello ha llevado a la Delegación del Gobierno a solicitar la colaboración del Ejército para colocar tiendas de campaña en el interior de esta instalación, provistas de literas, para atender a todos los indocumentados que consiguen acceder a Melilla. Estos tienen derecho a alojamiento en régimen abierto, asegurándoles la manutención, la sanidad y la educación para el caso de que sean menores de 16 años, mientras se realiza el trámite de expulsión en aplicación de la Ley de Extranjería, un trámite que suele durar meses y muchas veces no se puede.

Fotos

Vídeos