Repescar canteranos sale caro

El Barcelona bate récords económicos en recuperar jugadores formados en La Masía

IVÁN GURREAMADRID
Cesc Fábregas, reciente campeón de la Eurocopa. / EFE/
Cesc Fábregas, reciente campeón de la Eurocopa. / EFE

Con el fichaje de Jordi Alba por 14 millones de euros, el Fútbol Club Barcelona realiza un fichaje que aumentará su nivel de calidad. El lateral de L'Hospitalet de Llobregat recibió durante varios años los valores de La Masía en las categorías inferiores del club catalán hasta pasada la edad de cadetes. Si los técnicos del juvenil blaugrana lo hubiesen querido y Jordi hubiese aprovechado sus oportunidades, quizá no habría emigrado a Cornellá, Tarragona y Valencia.

Jordi Alba llega al Barcelona con una Eurocopa bajo el brazo y con un trabajo contrastado en el Valencia y en la selección española. El problema surge cuando los técnicos de La Masía decidieron 'echarle'. Aunque, a priori, 14 millones de euros no parezcan excesivos por el mejor lateral zurdo de la Eurocopa, la cantidad de millones que acarrea el Barça a sus espaldas para repescar canteranos está disparándose año tras año.

Las cuentas comenzaron a dispararse con el traspaso de Gerard López, también procedente del Valencia en el año 2000. El Barcelona, dirigido por Joan Gaspart, desembolsó 3.400 millones de las 'antiguas' pesetas. Traducido en euros, poco más de 20,43 millones de euros.

El segundo desembolso durante la pasada década lo hizo Joan Laporta. Fue en la temporada 2003-2004, cuando Frank Rijkaard pidió el regreso de Luis García. El jugador de Badalona realizó una gran temporada en el Atlético de Madrid y Laporta pagó 6 millones de euros por este jugador criado en La Masía desde infantiles. Permaneció solo esa temporada en el club porque el Liverpool de Rafa Benítez pagó la cláusula de rescisión y Luis García se marchó a los 'reds' por 9 millones de euros.

Con la llegada de Pep Guardiola en la 2008-2009, llegó Gerard Piqué. El central no contaba demasiado para Alex Ferguson, que lo fichó para el Manchester United por 3 millones de euros finalizada su etapa de juveniles, y regresó a la Ciudad Condal por 5 'kilos'.

El cuarto fichaje y uno de los más caros fue el de Cesc Fábregas. Guardiola lo pidió expresamente y Sandro Rosell, recién llegado a la presidencia culé, hizo un esfuerzo pagando cerca de 35 millones de euros al Arsenal, que lo contrató en 2003 por 857.000 euros.

Cierto es que muchos de los canteranos que han vuelto al Barça han ofrecido un rendimiento espectacular. Además, las ventas de Bojan, Giovani dos Santos y Oriol Romeu, entre otros, sanean, en cierta medida, el déficit económico de salidas y llegadas de canteranos.

Entre los beneficios de la incorporación de Jordi Alba destacan la proyección deportiva que adquiere el campeón de la Copa del Rey, Mundial de Clubes, Supercopa de España y Supercopa de Europa la pasada temporada y el agrado que recibirá el socio y aficionado culé cuando vea un canterano más 'dejándose la piel' por los colores que siempre ha amado. El lateral izquierdo azulgrana queda perfectamente cubierto, reforzando más todavía la filosofía del Fútbol Club Barcelona.

Cabe destacar que a su máximo rival, el Real Madrid, le sucede algo parecido pero en menor medida. Jugadores como Arbeloa (4 mill.), Callejón (5 mill.), Granero (4 mill.) y De la Red (4,7 mill.) fueron repescados por el club blanco. Antes, el Espanyol desembolsó 1,2 millones de euros por Callejón. El Deportivo 1,3 por Álvaro Arbeloa y el Getafe 3 'kilos' por cada canterano (Granero y De la Red). Con estos cuatro jugadores el Real Madrid perdió 9,2 millones.

Negredo fue repescado procedente del Almería por 5 millones de euros, pero posteriormente fue vendido al Sevilla por 15. Al Almería llegó a cambio de 3 millones de euros, por tanto, el Real Madrid obtuvo un beneficio de 13 millones por el 'Tiburón de Vallecas'.