Rajoy: «Fue una figura clave en la historia de España»

Los Reyes a su llegada a la capilla ardiente. / Foto: Efe | Vídeo: Atlas/
Los Reyes a su llegada a la capilla ardiente. / Foto: Efe | Vídeo: Atlas

El presidente fundador del PP no pudo superar la afección pulmonar que arrastraba desde primeros de año

MELCHOR SÁIZ-PARDOMADRID

La noticia era esperada, pero no por eso ha sido menos sentida en el panorama nacional político. Manuel Fraga, el gran referente de la derecha, uno de los hombres clave de la transición y fundador de la Constitución, fallecía en su domicilio familiar de Madrid a las 10.30 de la noche. Su corazón no pudo resistir la afección pulmonar que padecía desde hace un tiempo.

Ahí, en su residencia del barrio de Moncloa, se ha instalado desde las 10.30 horas la capilla ardiente del político gallego, un velatorio plenamente íntimo por expreso deseo de la familia, que ha rechazado que se hiciera en el Parlamento. Desafiando al frío de la mañana, se agolpan a las puertas un centenar de periodistas y decenas de curiosos, así como una unidad de la Policía, que ha tenido que cerrar la calle al tráfico. Los Reyes y los Príncipes de Asturias, que han puesto de manifiesto su condición de "gran servidor del Estado", han enviado ya sendas coronas, que se unen a las decenas y decenas que no paran de llegar desde todos los puntos del país.

Los primeros en acudir a dar el pésame han sido el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, acompañado de la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal. El jefe del Ejecutivo ha querido elogiar la figura de Fraga, al que ha definido como "un hombre clave en la Transición española", que considera "uno de los momentos más decisivos de nuestra historia de los últimos años". Ha asegurado que "todos sentimos mucho su muerte, y ahí está ya en la historia de España, como uno de los grandes del pasado siglo y de este en el que estamos".

De igual forma se ha expresado el expresidente del Gobierno José María Aznar: "Forma parte de los grandes de España", ha asegurado, para abogar por que "su nombre merece ser escrito con mayúsculas". Aznar, que ha salido del velatorio acompañado de su esposa, la alcaldesa de Madrid Ana Botella, se ha mostrado agradecido hacia quien considera su "mentor": "No puedo explicar mi vida, la parte más importante de mi vida, sin Manuel Fraga".

Tras asistir a la capilla ardiente, la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría ha destacado la energía y la fortaleza excepcionales de Fraga Iribarne, además de su "increíble" capacidad de trabajo y su vocación de servicio público, que "le hacía estar todos los días, todas las horas y todos los minutos trabajando en lo que era su gran pasión, que eran España y Galicia".

Los Reyes tampoco han querido faltar en el último adiós al presidente fundador del PP. Don Juan Carlos y Doña Sofía han llegado a la capilla ardiente poco después de las 15.30 horas, donde han permanecido por espacio de un cuarto de hora. A la salida, el Monarca ha señalado a la prensa que el fallecimiento del político gallego era "una pena". Poco después ha llegado también la infanta Elena, quien ha querido trasladar sus condolencias a la familia Fraga.

Un Posada muy emocionado

Por el piso de la calle Fernando el Católico han pasado gran parte de los ministros: Miguel Arias Cañete, de Agricultura; José Manuel García Margallo, de Asuntos Exteriores; Jorge Fernández, de Interior, y el de Industria y Turismo, José Manuel Soria, quien ha destacado que fue "uno de los grandes políticos de la segunda parte del siglo XX". No podía faltar tampoco Alberto Ruiz-Gallardón, titular de Justicia y el 'ojito derecho' del político fallecido, quien ha hecho hincapié en que él no estaría en política "sin gente como Fraga". Por su parte, la presidenta madrileña, Esperanza Aguirre, ha destacado que fue una "gran persona, gran intelectual y servidor público toda su vida", así como ha elogiado su generosidad al haber dado paso a Aznar para que el partido se renovara. El presidente de la Xunta ha querido despedirse de una persona "clave" y dar el pésame a la familia, por extensión, de todo el pueblo gallego. "En su cabeza cabía el Estado y en su alma cabe y cabía Galicia", ha enfatizado el mandatario regional.

Pero sin duda el político más afectado por esta muerte es el presidente del Congreso, Jesús Posada, que, muy emocionado, ha calificado a Fraga como "una figura gigantesca de la política española". A su juicio, no se entiende la actual época democrática sin él. Posada, entre lágrimas, ha resaltado que fue "el liderazgo moral, intelectual y sentimental de España". Asimismo, ha afirmado que estaría "encantado" con rendir un homenaje en el Congreso a una figura del "tamaño de Fraga".

Impulsor de Galicia

Pero no solo miembros del PP se han desplazado en esta fría mañana de enero al velatorio: el PSOE ha estado hasta el momento representado por Alfredo Pérez Rubalcaba, exvicepresidente del Gobierno y precandidato a liderar el PSOE, y el exministro de Fomento José Blanco. Rubalcaba ha resaltado que "fue uno de los políticos que logró que la democracia fuera sólida y consolidada. Él supo entender la necesidad de cambiar e integró a la derecha en el juego democrático". Por su parte, Blanco lo ve como "una persona que reforzó el autogobierno de Galicia, que dio un impulso muy importante a esta comunidad y que colocó esta región en las autonomías de primera".

El incesante ir y venir de visitas a la casa del político gallego solo se ha quebrado un momento en toda la larga jornada. Ha sido cuando el cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, ha oficiado en el domicilio una misa privada en recuerdo del presidente fundador del Partido Popular. Pasadas las 21.00 horas, la capilla ardiente ha quedado cerrada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos