El tempestuoso paso de Guardans por el Instituto del Cine

Su gestión al frente del ICAA ha estado marcada por la polémica por las ayudas a las películas

EFEMADRID

Ignasi Guardans deja la dirección del Instituto Nacional de la Cinematografía y las Artes Audiovisuales (ICAA) tras un año y medio de gestión marcada por la polémica por las ayudas a las películas y cuando se disponía a aplicar una rebaja en las subvenciones que reciben los filmes por taquilla.

Guardans (Barcelona, 1964) fue nombrado director general del Cine el 24 abril de 2009, tres días después de haber renunciado a su escaño de eurodiputado por CiU. Meses antes, en enero, su formación política había decidido que Guardans no encabezaría la candidatura de CiU a las elecciones europeas de junio, lo que desató públicas fricciones entre el dirigente y la cúpula de la coalición nacionalista.

Poco después de ser nombrada ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde sorprendió con el fichaje del político catalán para sustituir a Fernando Lara al frente del ICAA. La decisión de Guardans de aceptar la oferta de González-Sinde le valió duras críticas de su partido, Convergencia Democratica de Catalunya (CDC), y algunos de sus dirigentes reclamaron su expulsión.

Desde su nuevo cargo, Guardans se ocupó de redactar la orden ministerial para el desarrollo de la Ley de Cine, destinada a regular las ayudas a las películas, y que negoció con los diferentes sectores implicados. El nuevo sistema provocó el rechazo de una parte del sector por dejar fuera de las ayudas complementarias a las películas con un presupuesto inferior a 600.000 euros, así como por un sistema de puntos para las producciones que estuvieran entre esa cifra y los 2 millones de euros de presupuesto.

Dieciocho meses llenos de controversias

La orden ministerial se publicó hace un año con el rechazo de 'Cineastas contra la Orden', una plataforma formada por 205 autores, entre los que se encontraban Javier Rebollo y Fernando Trueba, que envió a Bruselas una carta de protesta por el sistema de ayudas. Frente a las críticas de este grupo, Guardans sostuvo que la orden de desarrollo de la Ley de Cine no suprimía ni reducía las ayudas a las películas de menor dimensión y al cine independiente, sino que las aumentaba.

El nuevo sistema de ayudas encalló en la Comisión Europea de Bruselas, que, tras la carta de protesta de 'Cineastas contra la Orden', decidió en noviembre del pasado año estudiarlo por el procedimiento ordinario y no por el abreviado, como había pedido Ministerio. La Comisión Europea acabó aprobando las medidas en enero pasado, una decisión que, según Guardans, no sólo avalaba una orden ministerial, sino al "conjunto del sistema público español de ayudas al cine".

El director general del ICAA anunció en mayo pasado que Cultura había iniciado un periodo de consultas para modificar la Ley del Cine, unos cambios que incluían la rebaja en un 50% del máximo de ayudas a las que podrán optar las películas en función de la taquilla que consigan. En un momento en el que el Gobierno impulsaba una política de recortes en el gasto, las medidas fueron recibidas sin estruendo por el sector, que en junio ya tenía un borrador del texto.

Guardans señaló hace apenas un mes que los recortes no afectarían a la creación cinematográfica y preveía que para mediados de octubre habría ya una orden ministerial con las modificaciones de la Ley del Cine. Una orden ministerial que Ignasi Guardans ya no verá como director general del Cine, después haber sido destituido por la ministra de Cultura tras dieciocho meses tempestuosos. "Hoy, como en las películas, todo lo que diga podrá ser utilizado en mi contra", ha escrito Guardans en su Twitter.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos