«Debemos adaptarnos a los nuevos tiempos sin perder nuestros objetivos»

El director de la Bascongada asegura que ésta es una entidad apolítica capaz de contribuir a la cohesión social de Euskadi

LUIS UREÑA
piefot/
piefot

Desde el pasado 30 de junio, y durante los tres próximos años, Lorenzo Goikoetxea se encuentra al frente de la Real Sociedad Bascongada de los Amigos del País (RSBAP), una de las instituciones culturales con más solera del País Vasco. Hoy, la Bascongada, heredera directa de las ideas de la Ilustración y decana del conjunto de las sociedades económicas que surgieron en España y Latinoamérica a finales del siglo XVIII, continúa trabajando por el estudio y la promoción de las ciencias, las artes y las letras vascas.

- ¿Cómo entró usted a formar parte de los Amigos del País?

- Fue en 1994, como alumno, y de la mano de Adrián Celaya, un antiguo director de la Bascongada. En 1999 me nombraron amigo de número, siguiendo una fórmula establecida en los anteriores estatutos, por mi dedicación al estudio, investigación y divulgación de nuestro Derecho civil foral.

- ¿Qué hay que hacer para ser alumno de la RSBAP?

- Es suficiente con mostrar interés por conocernos. El que esté interesado, debe ponerse en contacto con nosotros, explicar las razones que le han llevado hasta aquí y conseguir que alguien, desde dentro, avale su candidatura. No existe ningún límite de edad, aunque esta categoría está pensada para las personas que estén ultimando sus estudios. Es la mejor forma de empezar a conocer nuestras actividades y de saber si se quiere seguir adelante.

- ¿En que se parece la Bascongada de hoy a la que fundó el conde de Peñaflorida en 1763?

- Nuestros objetivos y valores siguen siendo los mismos: el amor al País Vasco, el desarrollo de las artes, de las ciencias, de la Historia, del Derecho, la búsqueda del acercamiento entre los vascos...

- ¿Y en qué ha cambiado?

- El contexto social actual no tiene mucho que ver con el de entonces. El carácter agrario de aquella sociedad y el escaso nivel cultural de la población hacían necesarios unos proyectos muy concretos. Hoy en día, las universidades desarrollan el trabajo educativo y de investigación que empezó la Bascongada. Además, los pioneros fueron unos mecenas que disponían de tiempo y dinero para llevar a cabo sus proyectos; y ahora, los que nos dedicamos a la Bascongada no somos aristócratas, ni tenemos tantos recursos disponibles. Todo es distinto y debemos adaptarnos a los nuevos tiempos sin perder de vista nuestros objetivos.

- ¿Ha desaparecido el primitivo carácter económico de la RSBAP?

- Sí. El origen de estas sociedades está en una serie de informes económicos que analizaban las necesidades de cada territorio. Aunque algunas de estas sociedades conservan, por tradición, el término 'económica' en su denominación, su carácter es fundamentalmente cultural.

- ¿Qué actividades realiza la Bascongada para conseguir sus objetivos?

- Se realizan investigaciones, estudios, congresos, jornadas, seminarios, todo tipo de actividades relacionadas con la promoción de la cultura en general. Algunos proyectos son comunes a toda la Bascongada y otros, de cada una de sus comisiones territoriales.

- ¿Todo este trabajo tiene la repercusión deseada?

- Echamos en falta una mayor participación de la ciudadanía. Ésta es una apuesta en la que vamos a poner más empeño a partir de ahora. Queremos dar a nuestro trabajo una mayor publicidad para que la gente sepa cuáles son nuestras iniciativas y fomentar entre la población el gusto por la cultura.

- ¿Reciben un respaldo institucional suficiente?

- Aunque contamos con ayudas del Ministerio de Cultura, del Gobierno Vasco y de las diputaciones, todavía son escasas para llevar a cabo todos nuestros proyectos. Además, estas ayudas no siempre son homogéneas. Queremos conseguir un convenio marco interinstitucional que nos permita contar con un fondo fijo para poder destinar desde principios de año una determinada partida presupuestaria a cada proyecto. También nos gustaría contar con ayudas del sector privado, para financiar algunas de nuestras iniciativas.

- ¿Qué se ha propuesto conseguir como director?

- Quisiera elaborar un plan estratégico que nos encamine en la buena dirección, adaptándonos al nuevo contexto social. Además, me gustaría imprimir una forma más consensuada de trabajar, de tal forma que las secciones de Derecho, Historia, Europa, etcétera. sean, oficialmente constituidas, de toda la Bascongada. También necesitamos un plan de euskera, para que nuestros proyectos puedan llevarse a cabo en este idioma y se pueda desarrollar por completo el bilingüismo. Las nuevas tecnologías son otra de las apuestas de la Bascongada de hoy. Y también quisiéramos abrir nuevas delegaciones en todo el mundo, empezando por lo más cercano, por Navarra.

- ¿Cómo ve la Bascongada la situación actual en Euskadi?

- Precisamente estamos trabajando en un proyecto, Escenarios vascos. Conversación estratégica sobre el futuro de Euskadi, para elaborar un informe independiente de cualquier debate político que ayude a la sociedad a enfrentarse a las novedades y amenazas de los próximos 20 años. La Bascongada es totalmente apolítica, formada por personas de ideologías opuestas, pero unidas por el amor al País Vasco. Esta es una virtud que puede ayudar a conseguir la cohesión social que aquí se necesita.

- ¿Le molesta que se les siga apodando Los Caballeritos de Azkoitia?

- No. A pesar del origen del apodo, que se atribuye al jesuita José Francisco de Isla, y de la carga irónica que lleva implícita, es algo que define una situación histórica, el contexto fundacional de la RSBAP. No hay que renegar de la tradición. Sin embargo, hoy en día es preferible que se nos conozca como los amigos y amigas de la Bascongada, sobre todo porque el término caballeritos puede parecer algo sexista y anticuado.

Fotos

Vídeos