El timo de los supervivientes

Nuevos casos de montajes en los reality shows británicos: del concursante que dormía en un hotel a las imágenes 'en directo' de tiburones asesinos

EMILI BLASCO
Grylls, el concursante que no lo pasó tan mal como parece. [DV]/
Grylls, el concursante que no lo pasó tan mal como parece. [DV]

Un superviviente en una isla desierta en realidad pasaba la noche en hotel de lujo de Hawai. Una escena peligrosa con tiburones, supuestamente en directo, había sido grabada con anterioridad. El cocinero más célebre del país no pescó las lubinas para el plato del día, como las cámaras hicieron creer. Los casos de «montajes» en programas emitidos por la televisión británica no paran de sucederse, una vez que el mea culpa de la BBC en relación a su polémico vídeo sobre Isabel II y los fraudes en concursos han destapado quejas hacia otras cadenas.

Bear Grylls es un antiguo miembro de las SAS, cuerpo de élite de las tropas británicas, que ahora se gana la vida como aventurero. En Nacido superviviente, una serie emitida en marzo y abril por Channel 4, Grylls aparecía en situaciones extremas alimentándose de serpientes y sorbiendo el líquido de los globos oculares de peces. Ahora se ha sabido que en realidad no llevaba tan mala vida, y que muchas noches durmió en hoteles, además bien surtidos de manjares.

La denuncia la ha hecho Mark Weinert, un consultor del programa, grabado para Discovery Channel y luego vendido a la cadena británica. Según Weinert, en una ocasión en la que Grylls aseguraba ante las cámaras encontrarse abandonado en una isla desierta, en verdad se hallaba en Hawai y pudo descansar en un hotel. En otro momento, Grylls fue filmado mientras construía una balsa. Lo que las cámaras no mostraron fue que el equipo del programa la había hecho primero, para asegurarse de que flotaba, y luego la volvió a desmontar dejando sus piezas al alcance del «superviviente». Weinert también habla de la supuesta presencia de caballos salvajes que rodeaban a Grylls y que procedían de un cercano picadero.

Channel 4 ha anunciado una investigación, aunque ha precisado que no emitió un documental sobre un caso de supervivencia, sino una guía práctica de cómo afrontar situaciones difíciles, y que en ningún momento se aseguraba explícitamente que el aventurero estaba solo. «Por ejemplo, Grylls se dirige con frecuencia al equipo de producción, incluido el cámara, dejando claro que recibe algún tipo de respuesta», declaró la cadena.

Por su parte, Endemol, la productora de célebres «reality shows» como Gran Hermano, ha admitido que escenas de la serie Tiburón asesino en vivo estaban grababas. «Algunas secuencias fueron presentadas como si fueran en directo, cuando habían sido pregrabadas con antelación», ha reconocido Endemol.

La denuncia contra la serie, grabada en California y emitida por 2005 por Channel 5, la ha formulado un miembro del equipo de producción que se ha mantenido en el anonimato. El montaje presentaba imágenes de tiburones, que supuestamente se acercaban a los presentadores; éstos simulaban reaccionar ante la presencia de los escualos. Además, las secuencias de los tiburones habían sido tratadas para darles verosimilitud de directo, con cortes en el sonido y alguna interferencia visual. «Hubo murmullos de descontento en el equipo, pero nadie estaba sorprendido porque esto sucede a menudo», asegura el denunciante.

Lubinas con truco

Uno de los programas más populares de Channel 4, en el que el cocinero Gordon Ramsay prepara platos entre continuas palabrotas (la serie se llama The F Word donde la inicial se refiere a «joder»), también se ha visto salpicado por la polémica. Según ha señalado un pescador, fue él quien pescó las lubinas que en el programa de televisión parecen conseguidas por Ramsay.

Cuando éste se hizo a la mar para buscar algo que cocinar ese día, el pescador ya había partido con veinte minutos de antelación para asegurar la pesca. Channel 4 aduce que cuando la cámara muestra a los dos regresando con las lubinas, en realidad no se dice que fueran capturadas por Ramsay.