Adegi considera más racional para las empresas el calendario laboral de 2008

CC OO afirma que la productividad no depende del calendario, sino de una buena organización del trabajo LAB reclama un calendario laboral propio

PILAR ARANGUREN
Un camarero atiende a unos clientes en una terraza. [AYGÜES]/
Un camarero atiende a unos clientes en una terraza. [AYGÜES]

SAN SEBASTIÁN. DV. Nunca llueve a gusto de todos. El dicho cobra sentido a la hora de analizar el caprichoso calendario laboral del próximo año, aprobado por el Gobierno Vasco, y que tiene entre otras curiosidades una Semana Santa de seis días y un sólo puente festivo, el del 25 de diciembre.

Si para muchos trabajadores la práctica ausencia de puentes convertirá a 2008 en una larga travesía por el desierto, los empresarios ven con buenos ojos un calendario que es «algo más racional» que el habitual a la hora de afrontar la organización del trabajo, sin que merme la productividad. Y es que la patronal considera que los tradicionales puentes festivos y aún más los superpuentes resultan perjudiciales para la productividad de las empresas.

El secretario general adjunto de Adegi, Arturo García, señala que el hecho de que el 19 de marzo, San José, sea festivo y coincida con el miércoles de Semana Santa, hace que casi se pierda una semana de actividad, ya que se juntan seis jornadas seguidas.

Añade que una semana en un mes, como es marzo, con una actividad importante, tiene incidencia en la actividad, donde podría generar problemas en algún sector, como puede ser el industrial. No obstante, señala que será beneficioso para el sector servicios, especialmente el relacionado con el turismo, ya que permite el disfrute de más días de vacaciones.

Con todo, cree que el calendario anual queda compensado con la casi ausencia de puentes festivos y especialmente se congratula de que en 2008 no exista el llamado puente de la Virgen en diciembre, que en algunos ejercicios ha llegado a convertirse en superpuente al coincidir el 6 de diciembre en martes y el ocho de diciembre en jueves. El próximo año, el día de la Constitución cae en sábado y el día de la Virgen Inmaculada en lunes.

Los sindicatos discrepan con este punto de vista. CC OO afirma que la productividad no depende del calendario laboral ni de los puentes festivos, «sino de una buena organización del trabajo y del clima laboral; es decir, de que los trabajadores estén satisfechos con su ambiente de trabajo», algo que consideran fundamental.

Por su parte, LAB vuelve a reclamar un calendario laboral propio del País Vasco, «no impuesto desde Madrid, y que tenga en cuenta la realidad nacional de Euskal Herria». En este sentido, señala que cada año son más los empleados que trabajan el 6 de diciembre y el 12 de octubre.