'Los cuentos de Hoffmann', regalo operístico para agosto

La Quincena donostiarra, el Palacio de Festivales de Cantabria y el Festival de Peralada coproducen un ambicioso montaje operístico en el Kursaal

ROBERTO HERRERO
Una escena del espectacular montaje de Lindsay Kemp para 'Los cuentos de Hoffmann', en el ensayo general el jueves en Santander. [YARMEM]/
Una escena del espectacular montaje de Lindsay Kemp para 'Los cuentos de Hoffmann', en el ensayo general el jueves en Santander. [YARMEM]

SAN SEBASTIÁN. DV. La actividad es total por los pasillos, camerinos y escenario del Palacio de Festivales de Cantabria. Más de ciento veinte personas, que llegarán a casi las doscientas cuando se incorpore la orquesta, participan en los ensayos de la ópera Los cuentos de Hoffmann, una coproducción entre el teatro cántabro, el Festival de Música del Castell de Peralada y la Quincena Musical de Donostia, donde se representará los días 11 y 13 de agosto en el Auditorio del Kursaal.

Es la primera vez que la Quincena Musical coproduce una ópera con el Palacio de Festivales de Cantabria y el Festival Castell de Peralada. Con este último la Quincena produjo en 2003 Orfeo y Eurídice. Los cuentos de Hoffmann, abriendo la Quincena Musical es uno de los platos fuertes de la programación de este año.

Estética Lindsay Kemp

Esta ópera en tres actos, más un prólogo y un epílogo, es una pieza romántica llena de elementos fantásticos y sobrenaturales, de ilusión y desilusión, que muestra simultáneamente el lado sórdido y brillante de su personaje principal y los conflictos de su vida amorosa. Cuenta con la música de Jacques Offenbach y el libreto de Jules Barbier. Está basada en una obra que el propio Barbier y Michel Carrè habían escrito sobre cuentos fantásticos del poeta alemán E.T.A. Hoffmann. La dirección escénica es de Lindsay Kemp, que también ha realizado el vestuario. Kemp, que es uno de los creadores escénicos poseedor de una estética más particular, es autor de montajes teatrales tan conocidos como Flowers, Alice o Cinderella.

Su mundo es sobre todo el del baile y el teatro de aires oníricos, pero la ópera no le es nada ajena, tanto que la considera como su propia casa. Entre las óperas que ha dirigido destaca Madama Butterfly, El barbero de Sevilla o La flauta mágica, entre otras. La dirección musical está a cargo de David Perry, que ha sido director invitado en las principales compañías de Gran Bretaña. Sus trabajos en el extranjero le han llevado a China, Israel, Suecia o Alemania. En España ha estrenado óperas como Peter Grimes, The rakes progress y Jenufa, para el Teatro Lírico Nacional de la Zarzuela. En Donostia ha dirigido Carmen. La escenografía es de Giuliano Spinelli.

El cantante venezolano Aquiles Machado encarna al propio Hoffmann. Machado llegó a España en 1995. Aquí estudió en la Escuela Superior de Música Reina Sofía de Madrid, donde recibió clases de Alfredo Kraus, entre otros profesores. Debutó en Caracas en 1996 con Elisir d'Amore. Desde entonces ha trabajado por todo el mundo, hasta ser considerado por la crítica como uno de los mejores tenores.

Tiene previstos próximos conciertos en Madrid, Parma, Londres, Sevilla y Barcelona. El personaje de Hoffmann es un clásico para este cantante. Lo ha interpretado en cinco ocasiones y dice sentirse muy cómodo con él.

A Aquiles Machado le acompañan en los principales papeles María José Moreno, como Olympia; Giuseppina Piunti, que es Guilietta; Annamaria del'Oste, como Antonia, y Felipe Bou, que es la Encarnación del espíritu del mal. Todos bajo la batuta escénica de Lindsay Kemp, quien controla hasta el más pequeño detalle de la producción. Aunque sea un ensayo, ninguno de los cantantes sale a escena sin recibir el visto bueno de este director que se ha inspirado en una película de 1951 sobre Los cuentos de Hoffmann. Le dejó una huella tan profunda, que reconoce que montar esta ópera es para él un sueño que por fin se ha cumplido. La envergadura de este montaje es enorme también en los aspectos técnicos o en el vestuario. Se utilizan 152 trajes, 65 pelucas, 16 máscaras. En las representaciones de Santander y Perelada será la Orquesta Sinfónica de Bilbao la que intervenga. Las dos representaciones de San Sebastián contarán con la música interpretada por la Orquesta Sinfónica de Euskadi. En todas las representaciones interviene el Coro Lírico de Cantabria, bajo la dirección de E. Sanz. Los precios en Donostia están entre 10 y 75 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos