El embalse desde una nueva perspectiva

El nuevo tramo que cierra el perímetro del paseo del pantano ya está terminado y abierto

MAILO OIARZABAL
El puente que une los dos márgenes del embalse es el elemento más destacado del nuevo tramo. [OIARZABAL]/
El puente que une los dos márgenes del embalse es el elemento más destacado del nuevo tramo. [OIARZABAL]

AZPEITIA. DV. Cuando no quedan más que unos días para que entremos en el verano, los días más largos del año invitan a poco que acompañe el tiempo a pasear. En ese sentido, Azpeitia ofrece muchas oportunidades a aquellos que se animan a dar una vuelta. Y desde ahora mismo, una más, en el embalse del Ibai Eder.

No son pocos quienes se acercan ya desde hace años hasta el pantano entre Nuarbe y Matxinbenta para pasear o practicar deporte. Pero tanto los habituales, como aquellos menos familiarizados con la zona, cuentan ahora con un nuevo aliciente para hacerlo. Desde hace unos días, ya se puede acceder al nuevo tramo de paseo, el que se ha construído para completar el cierre del perímetro, y que presenta además un aspecto realmente bello.

Hasta ahora, el paseo que bordeaba el embalse abarcaba aproximadamente tres cuartas partes del perímetro total del pantano. Para completar dicho perímetro, había que hacerlo por el arcén de la carretera que une Nuarbe y Matxinbenta. Ahora, tras más de medio año de obras, ya se puede bordear todo el embalse sin necesidad de salir al asfalto de la carretera.

Con puente

El nuevo tramo es muy distinto al resto del paseo. Por un lado, la altura a la que se encuentra es más baja que la media del paseo ya existente, el nuevo tramo queda más cerca del agua. También hay diferencias en cuanto al desnivel. El tramo recién acabado apenas cuenta con cuestas y se cubre con total comodidad. Otra de las diferencias reside en el suelo, porque el nuevo tramo no está -al menos de momento- asfaltado, aunque sí muy compacto y en perfectas condiciones tanto para caminar como para ir en bici. El resto del paseo se asfaltó en su día, sobre la escoria compactada con la que se cubrió inicialmente el suelo. Sin embargo, el asfalto del tramo antiguo está levantado y bastante deteriorado, algo a lo que pronto se le podría poner solución.

Otra característica diferenciadora del nuevo tramo de paseo es el vallado de madera que lo bordea del lado del agua, realizado con los troncos de los árboles que han tenido que retirarse para realizar la obra. También se han colocado numerosos bancos con vistas al embalse. Novísimos como se ven, contrastatan con el abandono de los pocos existentes al otro lado del paseo, esperando no correr la misma suerte.

Pero sin lugar a dudas, la estrella del nuevo tramo es el puente de madera sobre pilares de piedra que comunica los dos márgenes del embalse, que es precisamente el que posibilita el cierre del perímetro. La original construcción, cubierta en parte, destaca sobremanera y realza, además, la belleza del entorno. Un entorno especialmente hermoso y frondoso en esta época, con el embalse en pleno apogeo de agua. Y un tramo que ofrece una nueva perspectiva del mismo. Toda una invitación al paseo.