Saunier-Euskaltel, duelo en Arrate

Samuel Sánchez y Marchante son los máximo aspirantes, con Patxi Vila, Arreitunandia, Plaza, Sevilla, Mancebo y Luis Pérez al acecho. Tres días de carrera con cuatro etapas, en un formato espectacular.

BENITO URRABURU
Ángel Gómez Marchante y su equipo, Saunier Duval, pueden tener la llave de la Euskal Bizikleta. [REUTERS]/
Ángel Gómez Marchante y su equipo, Saunier Duval, pueden tener la llave de la Euskal Bizikleta. [REUTERS]

SAN SEBASTIÁN. DV. El ciclismo profesional, o mejor dicho, lo que va quedando de él, vuelve con fuerza a la Euskal Bizikleta, una carrera que ha cambiado de formato por alguno de los diversos avatares que sacuden este deporte, aplicando una fórmula novedosa -tres días de competición, cuatro etapas-, que no va a dejar ningún resquicio para el aburrimiento.

El duelo en la Subida a Arrate está servido, como el año pasado, entre Saunier Duval y Euskaltel-Euskadi. La historia, que permanece siempre viva en la mente de los aficionados, nos lleva a recordar lo sucedido hace un año, cuando Koldo Gil ganaba con 44 segundos de ventaja sobre David Herrero.

Y el tiempo vuelve a traernos ese enfrentamiento que tiene su morbo deportivo, quien intente ver algo más que eso se equivoca, con distintos protagonistas a los de entonces.

Bloques compactos

El último ganador, Koldo Gil, con problemas en la rodilla izquierda, lo que le ha obligado a dejar de entrenarse durante siete días, no se encuentra en condiciones de poder defender su maillot. Herrero cambió de equipo. Dejó Euskaltel-Euskadi por el Karpin-Galicia de Alvaro Pino.

La Euskal Bizikleta es el primer escenario en el que quiere dejarse ver.

La baja de Koldo Gil es importante para su equipo puesto que el recorrido era muy bueno para él. José Ángel Ángel Gómez Marchante ocupará su lugar, y junto a él tendrá un bloque muy fuerte con David De La Fuente, Jesús Del Nero -tercero el año pasado en la general final cuando corría en 3 Molinos Resort-, Arkaitz Duran, Alberto Fernández, ganador de la etapa reina en la Vuelta a Asturias y Ventoso.

Un grupo para ganar que además llega con la intención de hacerlo. Enfrente, arropando a Samuel Sánchez, estarán Jon Bru, Unai Etxebarria, Amets Txurruka, Iban Mayoz o Iban Iriondo. Desde hoy les veremos azuzarse camino de Tolosa.

Junto a esos dos bloques deben de oscilar todos los demás. Desde el Barloworld de Peio Arreitunadia, cuarto el año pasado, hasta el Lampre de Patxi Vila, al que seguro que todavía le queda gas del Giro de Italia. Un grupo que aparece más escondido, pero potente, es Caisse d'Epargne, con Vladimir Efimkim, quinto en 2006, David López, Rubén Plaza, Tino Zaballa y Aitor Pérez Arrieta.

Pueden ser los más beneficiados del enfrentamiento entre Saunier Duval y Euskaltel.

Habrá más nombres de postín en la carrera eibarresa. Óscar Sevilla, Paco Mancebo y Santi Pérez no van a estar en el Tour de Francia por lo que se la tendrán que jugar en Euskadi.

Demostraron mucho poderío en la Vuelta al País Vasco y en Asturias. Son buenos corredores y pueden poner la carrera en solfa desde el primer día, con montaña de por medio. Otros dos corredores peligrosos los tenemos en el Tinkoff ruso, Ricardo Serrano y Jörg Jacksche.

El ganador de la Clásica de Alcobendas, Luis Pérez, también estará delante. El pasaitarra Alberto Martínez es una incógnita en el Agritubel. Otro grupo sólido es el Karpin-Galicia, con Marcos Serrano y David Herrero, que ya conoce muy bien el terreno que va a pisar. Un ganador en Arrate, Eladio Jiménez, también estará en la formación gallega.

En busca del éxito

Orbea tiene un ganador de etapa en la prueba, Aaaron Villegas, que se impuso en Gaztaga. Con diecisiete equipos y muchos corredores deseando aprovechar la oportunidad que tienen de correr una carrera de nivel, los organizadores tienen asegurado el espectáculo deportivo durante tres días.

La necesidad de sentirse corredores, de aprovechar al máximo las oportunidades que tienen de competir aportará más interés y dureza a la prueba.

Con cuatro etapas en las que hay de todo se puede esperar cualquier cosa. Una contrarreloj de 20 kilómetros, el final habitual el domingo en el Santuario de Arrate y una primera etapa, hoy, con llegada en Tolosa, que tiene un puerto de primera categoría, Santa Ageda, a 11 kilómetros de la meta, el terreno está abonado para que pase cualquier cosa.

Una participación de calidad para una Euskal Bizikleta que se ha visto obligada a dejar su carrera en tres días debido a los problemas que tuvo para contratar equipos.

Sin embargo, finalmente va a contar con diecisiete formaciones y una calidad importante entre los participantes, una vez que se fue al actual formato de competición, que es más asequible para los grupos deportivos en un calendario que en estas fechas suele estar muy cargado, por no decir saturado, con demasiados frentes abiertos.

Sin querer -es normal que todo el mundo quiera defender lo que ya tiene-, igual los organizadores han dado con una fórmula que les garantiza el éxito en la carretera, que es lo que todo el mundo quiere. Por si le faltase algo a la prueba, no hay un favorito claro.

Tenemos un equipo muy potente, Saunier Duval, pero hay que ver cómo está Marchante, que se encuentra en el camino hacia el Tour de Francia, pero sin competición en las piernas, y un grupo de diez o doce ciclistas capaces de vestirse de azul.

El enfrentamiento entre los equipos ProTour y los profesionales siempre suele arrojar datos interesantes, por las ganas que se tienen, unos y otros, de demostrar cosas tras la división de este deporte en categorías.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos