El Instituto Vasco de Competitividad formará redes con las mejores escuelas de negocio del mundo

Acaba de llegar a un acuerdo con la escuela de negocios más importante de China El instituto traerá a Donostia investigadores de primer nivel para fomentar la economía de las ideas

DAVID TABERNADTABERNA@DIARIOVASCO.COM
José Luis Larrea y Alejandro Ruelas-Gossi, ayer en la sede del instituto. [MICHELENA]/
José Luis Larrea y Alejandro Ruelas-Gossi, ayer en la sede del instituto. [MICHELENA]

SAN SEBASTIÁN. DV. «El cliente no siempre tiene la razón. No hay que escucharle porque no es leal». «Vender es horrible. Lo ideal es que te compren». Más de un empresario analizaría con cierto cinismo estas frases, pero las dice el director general del Instituto Vasco de Competitividad, el mexicano Alejandro Ruelas-Gossi. Y su trayectoria le avala. Asesor o miembro directivo de Sony, Motorola, Microsoft o Philips, por citar sólo algunas empresas, Ruelas-Gossi se muestra convencido de que Euskadi «debe alejarse de una economía basada en la reducción de costes, para apostar por la economía de las ideas, del conocimiento». Para acercarse a ese objetivo, el Instituto Vasco de Competitividad formará redes con las mejores escuelas de negocio del mundo. Además, traerá a su sede donostiarra a investigadores de primer nivel en el mundo «para crear una atmósfera que propicie la generación de esas ideas».

Creado a iniciativa de la Fundación Deusto, el Instituto Vasco de Competitividad tiene como objetivo apoyar la actividad de la administración pública, los agentes socioeconómicos, y todas las universidades del País Vasco en los ámbitos relacionados con la competitividad. Con sede en el campus donostiarra de la Universidad de Deusto, el instituto cuenta con una importante nómina de colaboradores. Entre ellos, el Gobierno Vasco -a través de la Spri-, la Diputación de Gipuzkoa, Euskaltel, Gamesa, Kutxa y Repsol-Petronor.

Estado del bienestar

Con un año de vida, el instituto va mostrando día a día sus cartas. «En 27 años Euskadi ha hecho muchas cosas bien, pero no estamos en el lugar donde nos correspondería. Podemos estar mejor», señala convencido Alejandro Ruelas-Gossi. «Queremos que Euskadi se convierta en la economía de las ideas, donde haya un mayor valor agregado. Queremos que la aportación de cada ciudadano crezca para que se mejore en empleo, vivienda, educación y salud», añade el director general.

Precisamente, avanzar en el estado del bienestar es uno de los objetivos del instituto. «Si lo que hacemos no afecta a esos cuatro pilares del estado del bienestar no valemos para nada», reconoce Ruelas-Gossi.

Orquesta. Ésa parece que va ser la palabra clave del instituto en los próximos años. «Queremos ser el vehículo que orqueste a los agentes económicos del territorio para que la competitividad aumente», apunta Ruelas-Gossi.

El instituto aplicará sus investigaciones a cuatro áreas: los cluster -«las empresas deben colaborar entre ellas»- , el emprendizaje, la estrategia -innovación como modelo de negocio- y el estado de bienestar. «No queremos que el País Vasco avance porque tiene una mano de obra barata sino porque tiene mano de obra inteligente. Hoy en día cualquier país del mundo te puede fabricar una cosa de manera perfecta. El valor está en la idea. Euskadi deber tener una presencia internacional más fuerte», ataja el director general del instituto.

Nómina de expertos

Para poner en práctica este diseño, el instituto aboga por generar atmósferas que aporten ideas. ¿Cómo hacerlo? Ésa es la pregunta. Conferencias, cursillos, seminarios, publicaciones, informes... El instituto se aprovechará de su adhesión a la red de institutos de competitividad de Harvard para colaborar con otras instituciones. De hecho, el instituto acaba de llegar a un acuerdo con la Escuela de Negocios de Shanghai, la más importante de China. «Vamos a tener allí un nodo de la red general. Además, negociamos redes con las mejores escuelas de negocio de Suramérica y Asia».

Uno de los principales valores del instituto será la nómina de investigadores invitados. «Cada dos meses traeremos conferenciantes de gran talla, pertenecientes a empresas que crecen de manera más rápida y exitosa que el resto. Ellos son los que traerán ideas frescas», indica Alejandro Ruelas-Gossi, quien detalla que «los expertos que vengan a Donostia deben publicar artículos a nivel internacional, trabajar con los sistemas de innovación de Euskadi y disponer de una red de contactos internacional. Nuestros investigadores también serán profesores».

El instituto no se ceñirá exclusivamente al País Vasco, sino que ampliará su red al resto del mundo. «Tenemos que ser el cristal de la competitividad en el mundo», recuerda el experto mexicano. «No olvidemos que debemos ser el principal órgano influyente en las políticas de salud, empleo, vivienda... de Euskadi».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos