El muro de Huy espera a Valverde y Samuel Sánchez

La Flecha Valona (ETB, 15.40) es la oportunidad de desquitarse para los derrotados en la Amstel Gol Race. Di Luca, Rebellin, Vinokourov, Schumacher y Riccó, entre los favoritos.

BENITO URRABURU
Valverde es de nuevo favorito en la Flecha Valona. [FÉLIX MORQUECHO]/
Valverde es de nuevo favorito en la Flecha Valona. [FÉLIX MORQUECHO]

SAN SEBASTIÁN. DV. Alejandro Valverde vuelve a ser el gran favorito en la Flecha Valona, la segunda clásica de la trilogía ardenesa que se celebrará hoy (ETB1, 15,40), en una prueba que parece tener color español, en la que hay un buen número de favoritos, pero no un único favorito.

Valverde reconoció ayer el nuevo final de la carrera junto a sus corredores de equipo: «Hay dos subidas más, Thon y Bonneville, por lo que la selección podría producirse antes que el año pasado. En los últimos 50 kilómetros podría romperse la prueba» señalo el líder del Caisse dEpargne.

El vencedor del año pasado, junto a Samuel Sánchez, segundo clasificado, parten de nuevo en lo más alto del escalafón de posibles ganadores. La igualdad que parece presidir la prueba, 202,5 kilómetros con tres ascensiones al muro de Huy, en la última de las cuáles estará situada la meta, se traduce en una amplia lista de nombres, de aspirantes.

Empezando por los corredores más cercanos también podríamos hablar de Joaquín Rodríguez (Caisse d' Epargne), de Igor Astarloa (Milram), que ganó la prueba en 2003 y lleva una temporada muy tranquila y de Juan José Cobo (Saunier Duval), que el año pasado, cuando no había ganado nada, fue decimoquinto, a 26 segundos de Valverde.

La Flecha Valona es una de esas carreras en la que los nombres de los principales aspirantes se repiten sistemáticamente. Si repasamos los mejores de hace un año, dejando a un lado a Valverde y a Samuel Sánchez, nos aparecen los clásicos, ciclistas que siempre están delante, con los mejores. Frank Schleck, que venía de ganar la Amstel Gold Race, finalizó cuarto. Danilo Di Luca fue sexto, a cinco segundos. David Etxebarria, séptimo, Koldo Gil, octavo y Paolo Bettini, duodécimo.

Di Luca ha sido muy claro al hablar de sus posibilidades: «La Flecha Valona es, de las tres clásicas de las Árdenas, la que mejor de adapta a mis condiciones. Para poder ganar la clave es meterse delante en el kilómetro final, ir en cabeza del grupo. Remontar es muy complicado».

El interés de la carrera está en saber quien de todos ellos va a ser hoy el mejor. Pero también hay que citar a otros ciclistas, como Davide Rebellin, ganador en 2004, su año mágico, que viene de ser segundo en la Amstel Gold Race, o su compañero de equipo, Stefan Schumacher, o el italiano Riccardo Riccó (Saunier Duval), al que la llegada le va estupendamente.

«El final de la Flecha Valona me va mejor que el de Lieja» ha dicho el joven talento italiano que demostró en la Tirreno-Adriático que una llegada como la de Huy parece diseñada para él.

Lo normal es que entre ellos esté el ganador. Alexandre Vinokourov tampoco lo hará mal. La Flecha Valona debe de ser para él un aperitivo de La Lieja-Bastogne-Lieja. Damiano Cunego ha renunciado a las clásicas por correr en Italia. Las sorpresas en este tipo de carreras suelen estar muy controladas. Los 1.300 metros del muro de Huy, con un 9,3% de porcentaje, terminan por hacer mucho daño y más si la criba comienza a 50 kilómetros de la llegada.

Fotos

Vídeos