Nostalgia del colegio de Los Ángeles 985

La esquina del centro, antes de su remodelación como sede de Orfeón./
La esquina del centro, antes de su remodelación como sede de Orfeón.

Quizás la palabra nostalgia no sea la más adecuada al evocarlo, puesto que a algunos no trae recuerdos demassiado placenteros aquel colegio de la calle San Juan cuyo patio, cerrado e instalado en el semisótano, era más bien lúgubre.

Pero lo cierto es que el colegio Los Ángeles es recordado por muchos habitantes de la Parte Vieja donostiarra, niños que en él cursaron su educación primaria y cuyas interminables escaleras subían a diario. El Orfeón Donostiarra ocupa las instalaciones en las que antaño impartían sus enseñanzas los Hermanos de las Escuelas Cristianas.

Evocamos el colegio de Los Angeles tras encontrar en la hemeroteca de EL DIARIO VASCO un reportaje, publicado en abril de 1985, sobre Los Ángeles Ikastetxea y su sistema de enseñanza bilingüe. «El centro escolar donostiarra -decía el antetítulo- recibe a niños desde los tres años y utiliza, desde el curso 77-78, un sistema de enseñanza ideado por los propios profesores».

Claro que aquel Los Ángeles de la última época no era el de antaño. En 1977, los Hermanos de las Escuelas Cristianas, o de La Salle, habían decidido dejar de impartir la enseñanza desde este centro. «En aquel momento (1977), la titularidad de la escuela, la parroquia de San Vicente, decidió mantener el centro abierto, aunque modificándolo bajo unas nuevas miras. Se acuerda recibir alumnado mixto y busca como un objetivo más la euskaldunización».

Ese intento de modernización, que no acabó prosperando, alejó al colegio de sus viejos orígenes, esos que personificaban los rostros en relieve de sus tres hermanos fundadores, situados junto a su puerta de entrada. El colegio de Los Ángeles se había creado en el año 1911.

La congregación seguidora de San Juan Bautista de La Salle se había establecido en nuestra ciudad en 1904, a raíz de su expulsión de la vecina Francia. Fundaron primero el colegio San Bernardo en Ategorrieta (en la actual ubicación del de San Ignacio - Jesuitas) y después el de Los Ángeles.

En 1928, el colegio San Bernardo cerró y sus responsables volvieron a establecerse en Baiona. Pero Los Ángeles pervivió, y los hermanos fundarían después el colegio de La Salle de Loyola, del que el centro de la Parte Vieja actuó de alguna forma como cantera, puesto que al acabar la Primaria, buena parte de sus alumnos continuaban la Secundaria en La Salle.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos