Absuelven a la corporación de Zaldibia por un homenaje a un etarra muerto

MADRID. La sección tercera de lo Penal de la Audiencia Nacional ha absuelto de un delito de enaltecimiento del terrorismo a los nueve miembros de la corporación municipal de Zaldibia, que participaron en el homenaje a un etarra que murió en el año 2002 al estallar el explosivo que llevaba.

El tribunal considera acreditado que el pleno del Ayuntamiento de Zaldibia nombró «seme kuttun» a Hodei Galarraga, por la especial relación de colaboración que mantenía con las actividades socioculturales y deportivas que organizaba la corporación municipal.

La sentencia explica que tal expresión no equivale «a pie juntillas a la traducción de 'hijo predilecto', sino que se refiere a una acepción más familiar o domestica y no formal, como 'hijo querido' o 'hijo amado'».

Igualmente, el fallo judicial concluye que los corporativos no eran plenos conocedores de las actividades del fallecido y, como ellos mismos declararon durante la vista oral, se enteraron de su pertenencia a ETA por el comunicado que la organización armada emitió una semana después de su muerte, aunque sí conocían cómo se había producido el fallecimiento.

Sin pruebas

Además, según la sentencia, no se ha podido probar formalmente que el fallecido era miembro de ETA ni de ninguna banda armada y que toda la información sobre su integración en 2001 en la organización terrorista procede de los atestados policiales y la documentación incautada en diciembre de 2002 en Francia al etarra Ibon Fernández Iradi, Susper.

Hechos, todos ellos, que la Audiencia Nacional considera que es difícil que conocieran los miembros de la corporación de Zaldibia, ya que la incautación de los papeles de Susper fue posterior a la aprobación de la moción que autorizaba el homenaje a Galarraga por parte del Ayuntamiento.

Por todo ello, la Audiencia absuelve a Jose Joaquín Zubeldia, Oroitz Etxabe, Aitzol Jauregi, Iñaki Gurrutxaga, Magdalena Hernández, Agustín Mujika, Ramón María Sukia, Jose Ramón Murua y Ustaritz Ormaetxea del delito de enaltecimiento del terrorismo por el que el fiscal pedía un año y seis meses de cárcel para cada uno.

La Audiencia Nacional también absuelve a los procesados de un delito de malversación de caudales públicos por el que la asociación particular ejercida por la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) pedía otros tres años de prisión para cada uno de los acusados. EFE

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos