Margen izquierda en Tolosa

Esta zona, una de las más degradadas de Tolosa, cuenta con una ambiciosa operación urbanística. El derribo del edificio de la DYA marca el inicio del plan

JUANMA GOÑI
Esta zona de la margen izquierda del Oria va a ser regenerada en un plan de varios años. [KLISK]/
Esta zona de la margen izquierda del Oria va a ser regenerada en un plan de varios años. [KLISK]

TOLOSA. DV. El Ayuntamiento va a adjudicar el contrato para la ejecución de las obras contenidas en el proyecto de derribo del antiguo edificio de la DYA, en la calle Emperador, a la empresa Redenor Reciclajes y Demoliciones del Norte, S.L., por el precio de 39.591 euros, según información a la que ha tenido acceso DV. Esta demolición supondrá, de hecho, el primer paso hacia la materialización del ambicioso plan 'Margen Izquierda', quizás la iniciativa de regeneración del Casco Histórico más ambiciosa que se va a acometer en los próximos años.

El proyecto 'Margen Izquierda' arrancó en pasadas legislaturas municipales y, pasados trámites, complicaciones urbanísticas y dimes y diretes con la Diputación y el Gobierno Vasco, parece que ahora sí empieza a ver la luz.

En el Ayuntamiento aseguran que esta misma primavera se desvelará, mediante concurso público, el nombre de la empresa constructora que gestionará la materialización de esta operación urbanística y que tendrá que llegar a acuerdos pertinentes con los propietarios de los inmuebles privados que hay que derribar, a excepción del antes apuntado de la Dya, que es de propiedad municipal.

El plan de la 'Margen Izquierda' es importante porque no sólo actúa en el aspecto externo de la rehabilitación pública de edificios y plazas, sino que también aborda cuestiones prioritarias para el Casco, como son la creación de nuevas viviendas y de aparcamientos subterráneos, así como la implantación de un nuevo paseo de ribera y la liberación y ampliación de calles.

El proyecto, redactado por los arquitectos Edorta Manzanedo, Angel Martín y Emilio Varela, contempla la construcción de un nuevo edificio en sustitución del actual hostal Oyarbide, con la fachada de la plaza girada con relación a la actual, para adoptar una posición paralela a la de la casa número cuatro.

Se obtiene de este modo un espacio regular, con proporciones adecuadas para una plaza del Casco antiguo.

Uno de los aspectos más relevantes del plan se refiere al proyectado parking subterráneo con una capacidad aproximada de 130 plazas. Tendrá una rampa de entrada en el paseo de Belate y otra de salida en la calle Barrena, con un circuito contínuo de una sola dirección y tres salidas peatonales repartidas por toda el área. Este aparcamiento conectará con el del parque jurásico y así los usuarios de éste podrán utilizar los accesos que se establezcan en la nueva zona.