Mítica con el paso de los años

Errekartetxo la levantó por primera vez en noviembre de 947 y el récord lo ostenta Goenatxo II con 5 alzadas realizadas en 996

I.G.

SAN SEBASTIÁN. DV. Si hay una piedra irregular mítica en la historia de los harrijasotzailes esa es sin duda la Albizuri-Handi de Amezketa. Su historia particular comenzó en el siglo XIX y según la leyenda José María Zuriarrain Galarza la levantó por primera vez en 1875, pero lo cierto es que no hay constancia escrita de aquella hazaña. Muchos dudan de que la levantara y hasta 1947 nadie volvió a igualar en el hombro esta piedra irregular de 166,5 kilos. Para muchos es la más difícil de levantar entre las piedras de este tipo.

El 19 de octubre de 1947 se organizó en Amezketa el primer campeonato con la Albizuri-Handi con algunos de los mejores levantadores del momento para ver si alguien la podía levantar en un tiempo de diez minutos. Todos fracasaron, desde Juan Uriarte que desisitió a los ocho minutos y medio, pasando por los míticos Manuel Arakistain, Ziaran-Zar, y José Iraeta, Usuola, hasta Justo Susaeta. Pocas semanas después en noviembre de 1947 otra leyenda del levantamiento de piedras, el azpeitiarra Santos Iriarte , Errekartetxo, logró igualar en su hombro la Albizuri-Handi, cuando faltaban pocos segundos para llegar al límite de los diez minutos.

Iriarte se convirtió así en el primer harrijasotzaile que levantaba la Albizuri-Handi. También en 1947, en diciembre, pocas semanas después, el padre del boxeador Urtain, José Ibar, daba cuatro alzadas a la piedra irregular rompiendo con el mito de la imposibilidad de igualarla en el hombro.

Desde entonces muchos han sido los que han levantado la piedra, el último Aimar Irigoien el 24 de agosto de 2002, con 16 años. El forzudo de Errezil la levantó en cuatro ocasiones. Tampoco la Albizuri ha estado exenta de polémicas. Hubo levantadores que se la llevaron a casa y la alzaron después de entrenarse con ella, lo que restó validez a esos levantamientos. El encanto, y donde reside el espectáculo en este tipo de competición, es poder levantar la piedra sin antes manipularla y entrenarse con ella.

En noviembre de 1951, los oriotarras Luis Atxega e Inaxio Oliden la levantaron once y siete veces, respectivamente, pero tras entrenarse con ella. Atxega incluso le hizo una especie de agarradero, con lo que la piedra perdió su personalidad, recuperada años más tarde. Hoy en día, antes de las izadas, se limpian tanto la piedra como las manos de los propios harrijasotzailes. Perurena, uno de los maestros con la Albizuri, dejó el récord en 13 alzadas en 1977.

La última vez que se disputó el campeonato fue en noviembre de 1996, cuando Goenatxo II batió el récord, con 15 alzadas. La anterior plusmarca la poseían el mismo Goenatxo II y Gibitegi con 14 alzadas realizadas en el penúltimo campeonato celebrado el 4 de noviembre de 1990.