«He decidido retirarme para comenzar a disfrutar de otros placeres de la vida»

El ciclista pasaitarra, campeón de España Contrarreloj en 2003, anunció ayer que abandona el ciclismo tras doce años como profesional.

MIKEL MADINABEITIA
El ciclista pasaitarra Íñigo Chaurreau, ayer en Alderdi Eder. [LUSA]/
El ciclista pasaitarra Íñigo Chaurreau, ayer en Alderdi Eder. [LUSA]

El ciclista pasaitarra Iñigo Chaurreau anunció ayer, con 33 años de edad, la retirada del ciclismo profesional en una «decisión difícil» motivada por las «ganas de hacer otra vida» fuera de una competición deportiva que se lo ha «dado todo». Chaurreau, quien señaló que inclinarse por la retirada ha sido una decisión «muy meditada», explicó que comenzó este año con la idea de que fuera su último año como profesional, aunque el buen resultado de esta campaña hizo que se replanteara su futuro.

El ciclista guipuzcoano aseguró que el ciclismo es el deporte que «me lo ha dado todo y lo llevo muy dentro de mí», y aclaró que las opciones que tenía para continuar como profesional no le satisfacían plenamente «ni en el plano deportivo ni en el económico». Chaurreau se autodefinió como «un hombre de equipo», que trabajaba sin cesar para el jefe de filas, aunque también se permitió el lujo de finalizar en la parte delantera de varias de las grandes de este deporte.

El ciclista de Pasaia se mostró «satisfecho» por su «trayectoria deportiva» y «orgulloso de cada minuto entregado a este deporte», en el que ofreció su mejor rendimiento en las grandes vueltas, como en el Tour de Francia de 2001 que finalizó en duodécima posición militando en las filas del Euskaltel-Euskadi. Chaurreau, quien admitió que aún debe definir su futuro profesional -aunque le gustaría seguir vinculado de algún modo al ciclismo-, comenzó a competir en este deporte hace 20 años, de los cuales los doce últimos lo ha hecho en la élite, con la que ha disputado ocho Vueltas a España, cuatro Tours, un Giro y un Campeonato del Mundo.

Chaurreau tuvo que emigrar al principio de su carrera. Entró en el mundo profesional a través del Polti italiano, en el que militó tres años, continuó otros cuatro en el Euskaltel-Euskadi, y ayer colgó la bicicleta tras pedalear las últimas cinco temporadas en el Ag2r francés. Chaurreau atendió a DV horas después de anunciar su retirada del ciclismo profesional.

- ¿Cuáles han sido las razones para decidir su retirada del ciclismo profesional?

- Estoy en una edad, 33 años, en la que como deportista es una fase en la que la retirada no estaba muy lejos. Este año comencé con la idea de que podía ser mi último año, porque en el 2005 no me fue muy bien. Al final han sido las circunstancias del ciclismo las que me han facilitado la decisión. He tenido ofertas del mercado, pero no me satisfacían ni deportiva ni económicamente. Digamos que se unieron muchas cosas. Era una decisión que había tomado antes de correr la Vuelta a España. Y también me apetecía disfrutar de otros placeres de la vida como la familia y los amigos.

- Imagino que habrá sido una decisión difícil.

- Si, la verdad. Son muchos los años que llevo en este deporte, que me lo ha dado todo, al que yo también le he dado todo y al que le estoy muy agradecido. Han sido veinte años compitiendo, doce de ellos como profesional y la verdad que te entra un poco de morriña al pensar en la retirada. Ha sido una decisión muy difícil y muy meditada.

- ¿Ha tenido alguna oferta para continuar en activo?

- Sí, he tenido dos. Las dos provenían del extranjero, una era de un equipo ProTour y la otra no. Pero he de decir que ninguna de las ofertas me llenaba plenamente. Esto último me ha dado el empujón para anunciar mi retirada.

- ¿Piensa en seguir vinculado al ciclismo?

- Aún no lo sé. Me he sacado en Granada -durante los meses de noviembre y diciembre- el título de entrenador de nivel tres, que es el máximo a escala nacional. Aún no sé si quiero ejercer en el ciclismo, pero lo que tengo muy claro es que quiero seguir vinculado a él de alguna u otra manera.

¿Cómo resumiría su carrera profesional?

- Es difícil realizar un resumen, puesto que he vivido tres etapas muy diferenciadas. La primera experiencia en el Polti italiano fue la clásica de los inicios. Estaba en un equipo grande y encaré el reto con la máxima ilusión. Todo era muy bonito. Después vino la etapa en Euskaltel, que es quizá donde mejor me lo pasé. Todo iba sobre ruedas y los resultados también acompañaban. Finalmente, llegó el momento de afrontar el liderazgo en la escuadra francesa del Ag2r. También guardo muy buenos recuerdos de aquella época.

- En definitiva, que permanecen muchos recuerdos.

- Han sido muchas vivencias y muy buenas en todos estos años. De pequeño soñaba con alcanzar metas mayores y llegar a ser profesional y, al final, lo he conseguido. Echar la vista atrás es lo más bonito. Y en este sentido me gustaría agradecer todo el apoyo que he tenido, desde la familia hasta los amigos, compañeros de equipo y pelotón, medios de comunicación y afición.

Fotos

Vídeos