La jornada laboral de España sólo es superada por cinco países de la UE

La media de los contratos a tiempo completo es de 4 horas, frente a las 37,6 de Francia y las 42,6 de Letonia División ante el debate sobre la jornada semanal máxima

J. L. GALENDE

BILBAO. DV. La jornada semanal media de los empleados a tiempo completo de la Unión Europea, medida en horas realmente trabajadas, es de 40. España, con 41, se coloca en el sexto lugar de la clasificación. Sólo le superan tres países del Este recién incorporados a la UE -Letonia, República Checa y Estonia-, además de Alemania y Austria, según datos de Eurostat, la oficina estadística de Bruselas, correspondientes a 2005. El socio comunitario que cierra el ránking es Francia, con 37,6 horas, cinco menos que Letonia (42,6), que lo encabeza.

El enfrentamiento en la UE sobre la duración máxima de la jornada laboral ha puesto una vez más sobre la palestra la importancia del tiempo de trabajo en el modelo productivo y las profundas diferencias existentes al respecto en Europa. En la actualidad, el máximo legalmente permitido es de 48 horas; pero mientras estados como España, Francia o Italia abogan por aplicar ese tope de forma rigurosa, otros, como Reino Unido o Alemania, apuestan por ampliar las excepciones que permiten rebasarlo.

La cuestión existente detrás de este debate no es tanto la del tiempo de trabajo en cómputo anual, en el que no debe influir ese límite máximo semanal, como la flexibilidad laboral y el consiguiente margen de maniobra que permitiría a algunas las empresas una herramienta de este tipo. Actividades especiales, como las guardias médicas, se ven afectadas de lleno por esta polémica.

La controversia sobre este asunto, que lleva tres años de discusión en la UE y cuya solución final no se vislumbra a corto plazo, hay que analizarla desde la perspectiva de que muy pocos asalariados europeos completan jornadas superiores a las 48 horas semanales a lo largo de todo el año. Las habituales en Europa están en general por debajo de las 40 horas; y cuando se rebasa esa cifra se debe, en general, a la realización de horas extraordinarias.

Entre 35 y 48 horas

La regulación en Europa es muy diversa. En unos países no existen límites, salvo los impuestos por la directiva europea sobre el tiempo de trabajo -48 horas semanales, con excepciones- que ahora se intenta modificar; en otros está fijada en 48 o en 40. Pero existen también algunos con una cifra inferior, como Irlanda (39 horas), Bélgica y Alemania (38), y Dinamarca (37). Francia mantiene en teoría la semana de 35 horas, pero los últimos cambios legislativos permiten incluso llegar a las 48 por la vía de las horas extraordinarias.

Aunque la jornada legal máxima de 40 horas está muy extendida, el tiempo efectivamente trabajado se coloca con frecuencia por encima de esa cifra, cuando se analiza la situación de las personas contratadas a tiempo completo.

Así, según datos de Eurostat correspondientes a 2005 y contenidos en un estudio de UGT, doce países trabajan por encima de la media de 40 horas de la UE -sobre todo, por las extras-, mientras otros trece están por debajo. Una cosa diferente son las horas pactadas en los convenios colectivos -en torno a 39 en España, de media-, que están en ocasiones sustancialmente por debajo de esos límites.

Aunque las encuestas de las que se nutre Eurostat permiten evaluar con cierta fiabilidad la situación, hay que tener en cuenta otras circunstancias para conocer cuánto trabajan realmente los europeos. Y es que no existen muchos datos sobre cada país que permitan, de esa forma, incorporar al estudio la incidencia de las vacaciones y días festivos, que son muy diferentes entre los diversos socios comunitarios.

Hay que tener en cuenta, por ejemplo, que España es el quinto país en número de días libres al año, con un total de 36, sin contar los fines de semana. A los catorce festivos que figuran en el calendario laboral de cada comunidad autónoma -a la cabeza de Europa, junto con Portugal y Finlandia- hay que añadir los 22 días laborables de vacaciones anuales.

El Estado donde menos días se trabaja al año es Dinamarca (unos 221), que tiene diez festivos y 30 días laborales de vacaciones, seguido de Finlandia, con 39 de descanso; Austria, con 38; y Grecia, con 37, según un reciente estudio de Mercer HR Consulting. La diferencia es muy importante con los 28 de Holanda y el Reino Unido -ocho festivos y 20 días de vacaciones en ambos casos- o los 29 de Irlanda.

El estudio de UGT, que utiliza fuentes de Eurostat correspondientes a 2002, da cifras más precisas en lo que a vacaciones se refiere: 22,8 días en España; 30,9 en Francia -a la cabeza de la UE- y 14,8 en Letonia, el colista. Del mismo se desprende que la Unión de 15 miembros tiene una media de 25,4 días de vacaciones, frente a los 23,7 de los nuevos socios.

Reducción real

Pese a que la negociación colectiva recoge en general un progresivo decenso del tiempo de trabajo -no obstante, cada vez son más frecuentes las excepciones al alza, como las de la industria del automóvil alemana-, la realidad medida por las encuestas de Eurostat es otra. En algunos países, la jornada ha aumentado en la última década; sobre todo, como consecuencia de las horas extraordinarias.

Un estudio elaborado por los profesores Santos M. Ruesga y Laura Pérez Ortiz, de la Universidad Autónoma de Madrid, evidencia que entre 1995 y 2003, en la UE-15 bajó sólo de 39,9 horas semanales a 39,8; es decir, en seis minutos. De los quince Estados, la jornada se redujo en ocho -Alemania, España, Francia, Irlanda, Holanda, Portugal, Reino Unido y Suecia- y subió en siete -Austria, Bélgica, Finlandia, Grecia, Italia y Luxemburgo-. La mayor caída se registró en Portugal, que bajó de 41,2 horas a 40, y la mayor subida fue la de Bélgica, que pasó de 38,3 hora a 39,2. En el caso de España, el descenso fue de 24 minutos en el periodo al pasar de 40,7 a 40,3 horas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos