Salto a la gran pantalla

'Argi', un can que adiestra el irunés Álvaro Moreno, ha participado en una película

MAITANE OLAIZOLA
'Argi' realiza una serie de saltos en el campo de Meaka donde entrena con Álvaro Moreno. [F. DE LA HERA]/
'Argi' realiza una serie de saltos en el campo de Meaka donde entrena con Álvaro Moreno. [F. DE LA HERA]

IRUN. DV. El cine pronto descubrió la popularidad que alcanzan las películas que cuentan con perros como actores. Un riguroso entrenamiento consigue que los canes sean unos disciplinados profesionales del séptimo arte. Es el caso de Argi, una perra pastor alemán a la que el adiestrador irunés Álvaro Moreno entrena en el barrio de Meaka. Recientemente ha participado en el rodaje de la película On the blacktop, del director parisino Pascal-Alex Vincent. «El animal tiene dos impactantes escenas», cuenta Moreno.

Un perro actor tiene que tener un nivel de adiestramiento muy alto. «Argi ha pasado por varios niveles de trabajo y tiene unas aptitudes idóneas que se pueden trasladar a varias situaciones distintas, como las que te puedes encontrar en un rodaje», explica el adiestrador irunés. Cualquier perro no soporta un ambiente lleno de personas, cámaras y micrófonos y mucho menos puede mostrarse tranquilo y natural.

Acciones independientes

En este filme, cuyo final ha sido rodado en Pasaia, Gaztelu y Donostia, Argi es el perro de dos mellizos que escapan de su casa en el norte de Francia para acudir al entierro de su madre, que les había abandonado cuando eran pequeños. Por el camino, se encontrarán con distintos personajes que les ayudarán en su viaje.

La perra pastor alemán participa en varias escenas rodadas en Gaztelu. En una de ellas Argi tiene que despertar a una persona que se encuentra tirada en la cama inconsciente y con la cara llena de sangre. «Son situaciones raras para cualquier perro, pero conseguimos que Argi se fuera acercando poco a poco a él, le chupase y le despertase», explica Álvaro Moreno.

El perro, evidentemente, no era consciente de la historia en la que participaba y por esa razón se diseñaron secuencias de acciones independientes que fue realizando el perro y que, una vez encadenadas, darán sensación de continuidad. «Es un reto construir la secuencia con el mayor realismo, pero para ello existen unos trucos que el espectador, lógicamente, no ve. Escondía comida o algún juguete para que se dirigiese hacia algún lugar o fijase la vista hacia una determinada dirección», señala Moreno.

En otra escena Argi tenía que estar echada en el suelo, sin moverse y seguir con la mirada a un hombre que pasaba corriendo a su lado. «La perra mostró mucha seguridad en sí misma y no se movió ni se asustó», cuenta el adiestrador. De hecho, si hubo que repetir alguna escena, fue «por alguna equivocación de los actores, no de Argi».

Disposición al trabajo

Entre los ejercicios que realiza un perro actor están el caminar a distintas velocidades, correr, mirar con atención o ladrar a una orden. Argi entrena desde que tenía siete meses, ya que para conseguir un nivel de trabajo alto hay que empezar a una edad temprana. Es importante, además, que el perro tenga una disposición para el trabajo. «Hay perros más apáticos que no pueden llegar a esos niveles. A todos se les saca su máximo rendimiento, aunque la mayoría de los que vienen a las clases de adiestramiento lo hacen para aprender a tener un buen comportamiento en la calle o en casa», cuenta el profesional irunés, que ha colaborado con el Ayuntamiento en la Ordenanza de civismo, ya que «es importante educar a todos los perros, en general, para equilibrar su instinto y poder controlarlo adecuadamente».

Para mantenerse en forma, Argi entrena de dos a tres días a la semana. «Lo importante es que los perros, en general, tengan una estabilidad psicológica y escapen del estrés que les puede causar el estar todo el día en casa o corriendo en un parque», cuenta Moreno.

Éste no es el caso de Argi, ya que esta perra 'trabaja' todos los días. «Tengo una tienda y sufrí una serie de robos. Metí a Argi como perra de seguridad y la verdad es que tiene unas aptitudes muy buenas para el trabajo. Además, sabe distinguir muy bien el plano laboral y el familiar.», explica su dueño Benito Pastor, que espera poder ver pronto a Argi en su primer papel como actriz.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos