El campanario luce ya un 'corsé' de acero galvanizado de 55 metros de alto

El espectacular andamiaje es el paso previo a la rehabilitación y limpieza Ahora comenzará a 'forrarse' el exterior del claustro y el pórtico de la parroquia

MARIAN GONZALEZ
La torre del campanario con el espectacular andamiaje. [MARIAN]/
La torre del campanario con el espectacular andamiaje. [MARIAN]

OÑATI. DV. La torre del campanario está ya oculta bajo un corsé de acero galvanizado de 55 metros de alto. Poco más de tres semanas han tardado los operarios de la empresa oñatiarra Ulma en andamiar el emblemático monumento de estilo neoclásico. Su tarea ha sido vigilada de cerca por decenas de jubilados y curiosos. Y es que las tareas de mecano no pasan desapercibidas en tan céntrico enclave.

El andamiaje de 55 metros de alto se ha realizado con el sistema 'Brio multidireccional', un andamio especial de Ulma con el que se han acometido restauraciones de altura como la de la catedral de Seo de Zaragoza, de 98 metros de alto, Burgos, León o Gasteiz, por ejemplo.

El sistema, basado en elementos longitudinales, presenta un disco de unión cada 50 centímetros que permite el ensamblaje de todos los elementos a través de los orificios del nudo, proporcionando al conjunto una gran rigidez y estabilidad. Además, la reducida cantidad de piezas que componen el sistema multidireccional, facilita las labores de manipulación. Llama la atención también el hecho de que según crece el andamio va adaptándose a la forma de la torre.

Por medidas de seguridad, la distancia entre los muros a rehabilitar y la zona de trabajo de los operarios no supera los 30 centímetros. Y cada dos metros de alto se han instalado unas plataformas antideslizantes para que los restauradores puedan trabajar de modo preciso y seguro. El espectacular montaje se completa con una escalera de 1,5 metros de ancho y barandillas y rodapiés para un centro de trabajo cómodo y seguro.

Ahora, el protagonismo pasará a manos de los restauradores de la empresa Teusa que serán los encargados de la rehabilitación y limpieza de la kanpantorre.

Rehabilitación y limpieza

Mientras unos empiezan la rehabilitación propiamente dicha, los operarios de Ulma acometerán el andamiaje de las otras dos áreas a restaurar: el exterior del claustro y la fachada de la parroquia, así que los curiosos tienen todavía tema para unas cuantas semanas

Una vez establecidos los accesos a todas y cada una de las zonas de la fachada, se procederá a su saneamiento eliminando las colonizaciones bióticas (algas, líquenes, bacterias) para, tras un periodo adecuado de actuación, proceder a la eliminación de los residuos mediante la aplicación de agua a presión controlada. La eliminación de sales y suciedad acumulada será el proceso siguiente que se conseguirá aplicando un gel especial, que se dejará actuar libremente, excepto en aquellas zonas difíciles en las que será necesaria la ayuda de un cepillo. Finalmente, se quitará la suciedad aplicando agua nebulizada y en algunas partes agua a presión controlada.

Actuación más intensa

Una vez saneada la fachada y limpia como consecuencia del saneamiento, se procederá a una inspección general determinando aquellos puntos o zonas que requieran una actuación más intensa.

El criterio para su restauración será el de recuperar, previo saneamiento y eliminación de las partes degradadas, la totalidad de la masa de la piedra perdida pero sin caer en la falsificación histórica, aplicando morteros mineros de piedra arenisca, especiales para restauración.

El objetivo de la obra restauradora es garantizar la correcta preservación de la fachada a lo largo del tiempo para que las nuevas generaciones puedan disfrutar de todo el esplendor de esta joya arquitectónica del patrimonio oñatiarra y guipuzcoano.

La rehabilitación y limpieza de la parroquia tiene un presupuesto de 701.457 euros y se prolongará por espacio de unos cuatro meses más, dependiendo de las condiciones climatológicas, que hasta la fecha han sido favorables. El presupuesto será sufragado por la Diputación Foral, el Ayuntamiento, la Parroquia, donativos de empresas, particulares y feligresía.