El PSC vuelve a ganar en Cataluña 11 años después

El PSC vuelve a ganar en Cataluña 11 años después

En conjunto, los no nacionalistas sacarían 30 escaños y los soberanistas, 18

EL DIARIO VASCO

Una década después, los socialistas volverían a ganar en Cataluña. La última vez que lo hicieron fue en 2008, con José Luis Rodríguez Zapatero en la cresta de la ola y antes de que la antigua CiU y ERC apostasen por la deriva soberanista y el procés. De acuerdo a los resultados de una encuesta de GAD3 para este periódico de cara a las elecciones generales del 28 de abril, la estrategia a favor el diálogo impulsada por el Gobierno de Pedro Sánchez parece que da sus frutos. El PSC doblaría su representación y pasaría de contar con siete representantes en el Congreso a llegar a 15.

Un peldaño por debajo se encontraría ERC. Los republicanos no ganarían la cita con las urnas, pero sí obtendrían una gran victoria moral. La formación liderada por Oriol Junqueras -aunque está en prisión y está siendo juzgado en el Tribunal Supremo es el cabeza de cartel para las generales del 28 de abril- volvería a imponerse de forma clara en la pelea en el campo soberanista. Si en 2016 sacó 9 escaños frente a los 8 de la antigua Convergència, la diferencia ahora sería mucho mayor. ERC obtendría doce actas y los neoconvergentes, la mitad.

La formación que sufre un mayor batacazo es Podemos. Fue la primera fuerza en 2016, pero la sucesión de crisis que ha vivido, la marcha de varios de sus líderes y la polarización de la sociedad catalana ha provocado un enorme desgaste. Pierden más de la mitad del apoyo logrado hace tres años.

En el centro derecha quien se hace con la victoria es Ciudadanos, que mejora algo sus resultados. El PP se hunde a pesar de la apuesta por Cayetana Álvarez de Toledo, mientras que Vox irrumpe en el panorama catalán con dos escaños. Los que pierde el PP.

En conjunto, los no nacionalistas sacarían 30 escaños y los soberanistas, 18.

PSOE y PP pelean por un ajustada victoria en Madrid

Madrid certifica las sólidas bases que mantienen socialistas y populares a pesar de la fragmentación del mapa político y de la irrupción de nuevos partidos. Tanto el PSOE y el PP se sitúan muy por encima de las otras tres formaciones en liza -Unidos Podemos, Ciudadanos y Vox- y mantienen una reñida pelea por la primera posición. Aun así, la formación liderada por Pablo Casado, que va de 'número uno', sufre un notable desgaste, quizá debido a que en esta misma comunidad ha sufrido directamente las consecuencias de los diferentes casos de corrupción, principalmente por la trama 'Púnica' y por la dimisión de la anterior presidenta de la Comunidad, Cristina Cifuentes, tras difundirse un vídeo en el que sustraía unas cremas de belleza en un supermercado. Cifuentes también quedó implicada en el escándalo de su máster en la Universidad Rey Juan Carlos I.

Los conservadores se impusieron de forma clara hace tres años, al lograr quince escaños, casi el doble de los que obtuvo su principal perseguidor, la coalición encabezada por Pablo Iglesias. Pero el escenario puede cambiar de forma sustancial. En estos momentos, la victoria caería de manos del PSOE, con el propio Pedro Sánchez como cabeza de cartel. Aunque no tendría más valor que un triunfo simbólico en un combate que se decide en el conjunto de España, los dos principales candidatos a llegar a La Moncloa se juegan su prestigio en la pelea en la plaza madrileña.

En tercera posición se quedaría Albert Rivera, que lleva como 'número dos' a Inés Arrimadas. Los naranjas suben respecto a 2016, pero no se benefician demasiado del desgaste de los populares. Apenas incrementarían su representación en un escaño. Insuficiente dadas las expectativas creadas.

La cuarta posición se la reparten entre Podemos y Vox. Con un matiz. Mientras los primeros se dan un batacazo, pagan sus fracturas internas tras la espantada de Íñigo Errejón y pierden la mitad de los escaños logrados hace tres años, los de Santi Abascal irrumpen con relativa fuerza. Obtienen cuatro escaños, los mismos que casualmente se deja en el camino el PP.