A los vascos les preocupa más el terrorismo internacional y las guerras que el proceso de paz en Euskadi

El secretario del área de Paz y Convivencia del Gobierno vasco, Jonan Fernández./
El secretario del área de Paz y Convivencia del Gobierno vasco, Jonan Fernández.

Un informe del Gobierno Vasco señala que el 65% de los ciudadanos piensa que los inmigrantes de otros grupos étnicos enriquecen la vida de Euskadi

EUROPA PRESS

El terrorismo internacional y las guerras se mantienen como la principal preocupación en materia de paz y convivencia para el 90% de los ciudadanos vascos, seguida por el proceso de paz y convivencia en Euskadi (85%) y de la inmigración y los refugiados (84%), según el último informe sobre estas materias realizado por el Gobierno Vasco.

El estudio, elaborado a partir de 900 entrevistas telefónicas realizadas a ciudadanos de Euskadi entre el 11 y el 18 de junio de este año, tiene el objetivo de recabar la opinión de la población en torno a la paz y la convivencia en general, y más específicamente en relación con la comunidad musulmana.

Entre las diferentes cuestiones planteadas, el terrorismo internacional y las guerras son las que más preocupan a la ciudadanía (al 70% le preocupan mucho y al 20% algo). También son motivo de preocupación la paz y la convivencia en Euskadi (63% mucho y 22% algo) y la inmigración y los refugiados (54% y 30%).

Aunque la convivencia entre personas de diferentes razas y religiones es el tema que menos preocupa, son también más de la mitad quienes se muestran preocupados por esta cuestión (38% mucho y 27% algo). La preocupación por la convivencia es algo mayor en Araba y Bizkaia que en Gipuzkoa.

En comparación con el estudio anterior sobre esta materia, realizado en 2016, los resultados son similares en los casos del terrorismo internacional y las guerras, y del proceso de paz en Euskadi, mientras que la preocupación por la inmigración y los refugiados aumenta cinco puntos porcentuales y la preocupación por la convivencia interracial e interreligiosa se incrementa en cuatro puntos.

Respecto al proceso de paz, más de la mitad de la ciudadanía tiene la percepción de que está avanzando (55%), una opinión que es mucho mayor que en años anteriores, cuando ETA aún no se había disuelto. En 2006, cuando la banda mantenía su actividad terrorista, tan sólo el 23% pensaba que el proceso estaba avanzando; y en 2014, con ETA inactiva pero aún no desaparecida, quienes pensaban de esa forma eran el 28%.

Tan sólo el 9% de la población afirma que el Ejecutivo español lo está haciendo bien o muy bien en el ámbito del proceso de paz, un porcentaje que no ha variado desde 2014. Por su parte, el 50% afirma que el Gobierno Vasco está actuando bien o muy bien respecto a este proceso. Este porcentaje ha aumentado paulatinamente desde 2014 (del 31% de entonces, hasta el 50% de la actualidad).

Además, el 65% de la población dice estar más bien de acuerdo con los objetivos del Plan de Paz y Convivencia del Gobierno Vasco. Más de un tercio de la población conoce el Instituto de la Memoria Gogora (36%), y casi dos tercios de quienes lo conocen valoran su labor (61%).

El 50% de las personas entrevistadas opinan que el Gobierno Vasco lo está haciendo bien en la defensa de los derechos humanos; el 43%, en lo que respecta a las víctimas; el 42%, con los refugiados; y el 37%, en la lucha contra el terrorismo internacional.

Tan sólo el 15% opinan que el gabinete de Iñigo Urkullu lo está haciendo mal en la defensa de los derechos humanos. El 9% piensa de esa forma en el caso de la actuación gubernamental respecto a las víctimas, el 22% censura la política del Ejecutivo respecto a los refugiados y el 13% se muestra crítico con su actuación en la lucha contra el terrorismo internacional.

Por otra parte, la mayoría de los entrevistados considera que para lograr una mejor convivencia es necesario un esfuerzo compartido,tanto de las personas inmigrantes extranjeras, como de las autóctonas (el 91% de los encuestados están de acuerdo o muy de acuerdo con esta idea). También una mayoría de ciudadanos (65%) piensa que los inmigrantes de otros grupos étnicos enriquecen la vida de Euskadi.

En la misma línea, la mayoría de los vascos se muestran en desacuerdo con que las prácticas religiosas de algunas personas inmigrantes ponen en peligro «nuestro estilo de vida» (57% en desacuerdo o muy en desacuerdo), y que el fanatismo violento producido por la religión es un problema en Euskadi (49%).

Las opiniones se encuentran más divididas en cuanto a considerar adecuado que las personas de otras culturas y religiones vistan según sus costumbres cuando viven en Euskadi (45% de acuerdo y 35% endesacuerdo, y el resto no se decanta).

El clima de convivencia y relaciones existentes entre la población autóctona y la extranjera en su municipio o barrio se valora comobueno (6,3 en una escala de 0 a 10). La valoración es algo más positiva entre la población extranjera (7,4) que entre la autóctona.

En cambio, entre el 0 de total desconfianza respecto al islam y el 10 de total confianza, las personas encuestadas sitúan a lasociedad vasca en un 4,4, mientras que se califican a sí mismas en un 5,0. La confianza es bastante mayor entre las personas quetienen algún tipo de relación con personas de religión islámica (6,1, frente al 3,7 de quienes no tienen ningún tipo de relación).

En este contexto, el programa de actuación del Gobierno Vasco para promover la convivencia con las comunidades de religión islámica se considera muy o bastante importante (81%).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos