El PP vasco pide a Casado «altura de miras» para integrarse en la lista de Sáenz de Santamaría

Alfonso Alonso acompañó a Soraya Sáenz de Santamaría en la entrega de los avales. / TWITTER
Alfonso Alonso acompañó a Soraya Sáenz de Santamaría en la entrega de los avales. / TWITTER

Sémper advierte de que si hay «enfrentamiento» entre ambos candidatos en el congreso del 20 y 21 de este mes, el PP acabará «debilitado»

Ainhoa Muñoz
AINHOA MUÑOZ SAN SEBASTIÁN.

Una vez superada la primera gran prueba de fuego, el PP vasco ya está mirando directamente al Congreso extraordinario de los próximos 20 y 21 de este mismo mes. Su esperanza es que el cónclave ratifique la voluntad de la mayoría de afiliados del partido y los compromisarios catapulten a Soraya Sáenz de Santamaría hasta la presidencia del PP, pero el temor a que Pablo Casado rescate en su favor el porcentaje de militantes que apoyaron a María Dolores de Cospedal está haciendo mella en el seno del partido. ¿Su estrategia? Pedir al exvicesecretario de Comunicación del PP que recapacite y acepte la propuesta que le ha lanzado Sáenz de Santamaría: la de integrarse en una única candidatura con el fin último de no dejar un partido roto.

La última voz en pronunciarse en este sentido fue Borja Sémper. El portavoz del PP en el Parlamento Vasco pidió ayer a Casado que actúe con «generosidad y altura de miras» porque -advirtió- «está en juego» que de este proceso inédito en las filas del PP salga, o bien un partido «renovado, fuerte y unido», o bien una formación «enfrentada», aseguró el también presidente de los populares guipuzcoanos.

La satisfacción en el PP vasco por el triunfo de la exvicepresidenta del Gobierno, en cualquier caso, se dejó notar ayer más allá de los miedos a que Sáenz de Santamaría caiga en la segunda vuelta. Sémper, en este sentido, se felicitó por que la militancia del PP en Euskadi haya respaldado de manera «más que evidente» la candidatura de la exnúmero dos de Mariano Rajoy.

Se cumplía así la voluntad del aparato al completo del PP vasco, a excepción de la presidenta de los populares vizcaínos, Raquel González, que desde el minuto uno decidió guardar en silencio su voto para no influir, argumentó, a las bases del partido. Alfonso Alonso y su núcleo duro, sin embargo, dejaron desde el primer momento a un lado su neutralidad para posicionarse en favor de Sáenz de Santamaría. Y el PP vasco está hoy más que satisfecho de que finalmente las bases del partido hayan votado en consonancia con lo que dictó la dirección. Sin embargo, aún no está todo dicho. Todavía hay que jugarse la baza del congreso en el que, de momento, no hay nada escrito y todo apunta a que la lucha interna entre Sáenz de Santamaría y Casado se mantendrá hasta el último asalto.

En busca de la «unidad»

Sémper, no obstante, volvió a recordar ayer que «quien ha ganado ha sido Soraya, y ayer (por el jueves) hizo una apelación directa a la unidad y a la integración», insistió el dirigente popular, quien aprovechó su intervención en la Cámara de Vitoria para dirigirse al resto de candidatos que pugnaron por la sucesión de Rajoy, aunque su interlocución estuvo especialmente dirigida a Casado. Sémper apeló así a «su talla» para pedirle después que se integre en una única lista que, en todo caso, mantendría a Soraya Sáenz de Santamaría como cabeza visible y presidenta del partido.

«Las aspiraciones particulares son muy legítimas, pero estamos por encima de aspiraciones particulares y personales», añadió el portavoz parlamentario, quien advirtió igualmente de la necesidad de «huir de luchas fratricidas» para encarar los distintos procesos electorales, como las municipales, forales y autonómicas que se celebrarán el próximo año. «El PP debe afrontar estas elecciones fortalecido y con garantías de recuperar espacio político e institucional. Si hay enfrentamiento, el PP se debilitará», insistió Sémper, después de tildar de «generosa» la propuesta de Sáenz de Santamaría.

 

Fotos

Vídeos