«Al PP vasco no le interesa sumarse a una 'oposición Frankenstein' con Bildu y Podemos»

Erkoreka confía en que los populares no apoyen «la estrategia de desestabilización» de otros grupos en el Parlamento Vasco

M. V.

- La otra cara de la salida de Rajoy del Gobierno central es que el PP vasco ha roto su compromiso para dar estabilidad al Gobierno Vasco. ¿Es un contratiempo grave de cara a la segunda mitad de la legislatura vasca?

-La reacción inicial del PP pudo ser hasta cierto punto comprensible porque operaba con unas expectativas y se vio de pronto en un escenario radicalmente diferente. Eso le llevó a reaccionar de una manera un poco abrupta y, si se me permite, hasta infantil. Lo que ocurrió con aquella maniobra fallida de cambiar partidas presupuestarias destinadas a Euskadi en el Senado demostró hasta qué punto se dejaron llevar por las pasiones iniciales. Pero creo que esa actitud se irá reconduciendo y, en cuanto normalicen su situación interna, adoptarán una posición más en consonancia con lo que la sociedad espera del PP, que es una formación que en Euskadi suele jugar a la estabilidad y la responsabilidad. No suele entrar en dinámicas de oposición sistemática incorporándose a las estrategias de grupos como EH Bildu y Elkarrekin Podemos, que se supone que están en sus antípodas políticas. Por utilizar la misma expresión que acuñaron ellos, correrían el riesgo de formar una 'oposición Frankenstein', pero no creo que les interese sumarse a las estrategias de desestabilización de otros partidos.

-La retirada de la proposición de ley para la reforma de la RGI, ¿fue el primer gran revés que se llevó el Gobierno Vasco por el desmarque del PP?

-PNV y PSE consideraron que no era el mejor momento para impulsar una iniciativa de ese tipo y decidieron retirarla para dar más tiempo a la negociación, pero es algo que encaja perfectamente en las dinámicas que afrontan los gobiernos sin mayoría parlamentaria. Te puedes encontrar con momentos en los que una determinada iniciativa tiene dificultades para prosperar, pero siempre se puede volver a negociar y alcanzar acuerdos.

-Por lo que ha dicho antes sobre el PP vasco, ¿no le descarta como posible apoyo del Gobierno para sacar adelante los Presupuestos de 2019, que se empezarán a negociar a la vuelta del verano?

-El Gobierno Vasco nunca ha descartado a ninguna fuerza política de la oposición a la hora de negociar los Presupuestos. Hemos hablado con todos en los mismos términos, aunque hasta ahora el único que ha querido sumarse ha sido el PP. Y por supuesto que de cara al futuro no descartamos al PP para sacar adelante ni la ley de Presupuestos ni ninguna de las leyes que se puedan abordar en el Parlamento. Sería suicida para el Gobierno descartar a cualquier formación política para llegar a acuerdos y, por nuestra parte, no lo vamos a hacer.

-¿Cómo valora el proceso de renovación interna que está llevando a cabo el PP tras la salida de Rajoy?

-Sin ánimo de interferir en la dinámica interna de ningún partido, me limitaré a decir que la situación está interesante porque ha habido dos candidatos muy igualados tras la primera ronda de votaciones.

-¿Tiene alguna preferencia entre Sáenz de Santamaría y Casado?

-La tengo, pero no voy a decirla.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos