El PP vasco se divide en la carrera sucesoria del partido

Sáenz de Santamaría, con Alonso detrás, en el momento de mostrar los avales necesarios./EFE
Sáenz de Santamaría, con Alonso detrás, en el momento de mostrar los avales necesarios. / EFE

Alonso muestra su respaldo a Sáenz de Santamaría y Maroto, por el contrario, apoya a Casado

Ainhoa Muñoz
AINHOA MUÑOZSAN SEBASTIÁN/MADRID.

Dirigentes del PP vasco dejaron ayer a un lado el secretismo para empezar a tomar posiciones y desvelar sus cartas de cara al congreso nacional del partido que buscará el relevo de Mariano Rajoy. Y a juzgar por los primeros apoyos públicos, todo apunta a que la pugna interna para liderar la formación estará más que reñida. El PP en Euskadi, de momento, ya se ha mostrado dividido en sus posiciones de cara a la carrera sucesoria para liderar el partido en España. Apelan, eso sí, a la «unidad» como garante de estabilidad para no resquebrajar el partido. Se verá.

Momentos antes de que se cerrase el plazo para que los distintos candidatos presentaran los avales necesarios (100), Alfonso Alonso escenificó su respaldo a Soraya Sáenz de Santamaría. Y avaló la candidatura de la exvicepresidenta del Gobierno central porque -justificó- es la «mejor opción» para fortalecer y renovar el partido. Minutos después, hacía lo propio el vicesecretario de Política Social y Sectorial del PP y exalcalde de Vitoria, Javier Maroto. Está vez, sin embargo, para mostrar su apoyo a Pablo Casado porque, dijo, el vicesecretario de Comunicación del partido representa la «ilusión de una nueva etapa». La disputa 'electoral', desde luego, está ya servida.

Ambos dirigentes vascos, que en épocas recientes han estado unidos tanto en lo político como en lo personal, respaldaron 'in situ' a Sáenz de Santamaría y Casado en la misma sede del PP en Madrid. Aunque también se sirvieron de sus propias cuentas en Twitter para hacer más público si cabe su posicionamiento oficial.

El presidente del PP vasco, que estuvo acompañado en la sede central de Génova por el presidente del partido en Álava, Iñaki Oyarzábal, afirmó que la «experiencia de gobierno»y la trayectoria política de la ya exnúmero dos del Gobierno le convierten en «la mejor opción para renovar y fortalecer un proyecto ilusionante e integrador».

Los avales

Casado
«Más de 5.000».
Cospedal
3.336 firmas.
Margallo
«Más de 500».
S. de Santamaría
«Más de 100».

El apoyo de Alonso a Sáenz de Santamaría, sin embargo, no supuso ninguna sorpresa. Ambos dirigentes mantienen una estrecha relación desde que el líder de los populares vascos diese el salto a Madrid primeramente como portavoz adjunto del PP en el Congreso. Además, comparten los objetivos y la visión de impulsar y revitalizar el proyecto de los populares en base a «fortalecer» y «acercar» -aseguran fuentes del partido- la relación de los dirigentes políticos con las bases de la formación. La coincidencia de ambos en el Consejo de Ministros sirvió después para reforzar la amistad que les une.

Sáenz de Santamaría, sin embargo, no fue ayer la única candidata respaldada por algún miembro del PP vasco. Maroto fue el encargado de llevar bajo el brazo los «más de 5.000» avales de Casado, a quien le une una estrecha amistad desde que ambos accedieron a la cúpula de la formación en 2015. Dolores de Cospedal, la tercera candidata más en alza, no cuenta de momento con el apoyo explícito de ningún dirigente relevante en el seno del PP vasco.

Lo cierto es que los tres aspirantes con opciones reales de suceder a Rajoy comenzaron ayer a mostrar sus cartas. María Dolores de Cospedal, Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado formalizaron sus candidaturas y dejaron entrever la red de apoyos que les sostiene en esta fase del proceso. Y a sabiendas del posicionamiento de algunos dirigentes del PP vasco -Javier de Andrés también se posicionó con Sáenz de Santamaría- la primera conclusión es que en el PP no hay territorios entregados íntegramente a ninguno de los potenciales relevos. Y esta circunstancia, la misma que hace temer que el partido se divida, obligará ahora a quienes pugnan por el liderazgo a tocar la puerta de cada agrupación en busca del último afiliado.

Los fichajes

Los tres trataron de ofrecer ayer la imagen que mejor transmite sus fortalezas y disimula sus debilidades. Casado acudió al registro del PP rodeado de una nueva generación de cargos que pide paso en el partido y que aspira a recuperar el voto joven del centroderecha. En el equipo de Casado trabajan jóvenes diputados nacionales como Teodoro García Egea o Belén Hoyo, y otros parlamentarios con más experiencia, como José Ignacio Echániz o el exdirector de la Policía, Ignacio Cosidó.

Sáenz de Santamaría, por su parte, ha tirado de fichajes de origen gubernamental para lanzar su candidatura. Llegó ayer a Génova arropada por sus afines. Además de Alonso, entre ellos estaba la exministra de Empleo, Fátima Báñez, y el exjefe de Gabinete de Rajoy, José Luis Ayllón. Ya se habían posicionado en su órbita el extitular de Fomento, Íñigo de la Serna; el de Industria, Álvaro Nadal; y el exportavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo.

A juzgar por los primeros apoyos públicos, todo apunta a que la pugna interna estará reñida

Su equipo fue el único de los tres principales que no aportó cifras. Aseguraron no querer entrar en una «guerra de avales» y se limitaron a responder que la exvicepresidenta había logrado bastantes más de 100, los mínimos requeridos. Más precisión aportó el entorno de Cospedal. Fue ella quien entró en la sede con sus 3.336 firmas y acompañada por afiliados de base. Señalan sus afines que no tiene ninguna necesidad de «sacar a relucir a los exministros» que le respaldan. El presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, ya mostró ayer su preferencia por ella. Y es conocido que el exministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, es uno de sus principales colaboradores. También quien ha ejercido de titular de Sanidad, Dolors Montserrat, nombrada ahora portavoz de la candidatura de Cospedal.

El último de los candidatos en dar el paso fue Elio Cabanes, concejal valenciano de Font de la Figuera. Tanto José Manuel García-Margallo, como José Ramón García-Hernández y José Luis Bayo ya habían anunciado su intención de postularse.

 

Fotos

Vídeos