El PP vasco carga contra Álvarez de Toledo y Alonso confía en recibir hoy el apoyo de Casado

Alfonso Alonso es ovacionado ayer al inicio de la primera jornada de la convención del PP vasco, que se celebra en Vitoria./RAFA GUTIÉRREZ
Alfonso Alonso es ovacionado ayer al inicio de la primera jornada de la convención del PP vasco, que se celebra en Vitoria. / RAFA GUTIÉRREZ

Sémper considera un «grave error» las críticas de «tibieza» y reclama una rectificación. «Mientras algunas iban sobre mullidas moquetas, otros nos jugábamos la vida en la defensa de la Constitución», censura el presidente de los populares en Gipuzkoa

Axel Guerra
AXEL GUERRA

Si se esperaba con interés la intervención del presidente del PP, Pablo Casado, hoy en la clausura de la trascendental convención que los populares vascos afrontan desde ayer en Vitoria para rearmar su proyecto político, su intervención ha adquirido más peso si cabe aún, después de que la portavoz de la formación conservadora en el Congreso de los Diputados, Cayetana Álvarez de Toledo, dinamitara el cónclave con unas duras críticas a sus compañeros en el País Vasco por su «tibieza» ante el nacionalismo vasco.

El incendio provocado por Álvarez de Toledo es de dimensiones considerables, pese a los intentos del líder del PP en Euskadi, Alfonso Alonso, de apaciguar los ánimos, por lo menos de puertas hacia fuera, al atribuir ayer las palabras de la hispano argentina a «incomprensiones» y «accidentes que se producen en el camino». Si el exalcalde de Vitoria apostó por un discurso conciliador, el presidente de los populares en Gipuzkoa, Borja Sémper, exigió una rectificación a Álvarez de Toledo, a la que acusó de cometer «un grave error» y le censuró que «mientras algunas caminaban sobre mullidas moquetas, otros nos jugábamos la vida defendiendo la Constitución».

La militancia vasca, que juzgaba la presencia de Casado en el cónclave como un respaldo a la iniciativa política que la organización pretende impulsar en Euskadi, considera las palabras de Álvarez de Toledo «indignantes y una ofensa» y espera del líder nacional un respaldo «explícito y claro» que sirva para zanjar la polémica, algo que Alonso «confía» en lograr, según manifestó en una entrevista que concedió ayer a Radio Euskadi. A la espera de ver hasta qué punto se involucra en la polémica el presidente del PP, el dirigente vasco destacó que «ha sentido el respaldo desde las alturas» del partido y aseguró que no quiere entrar «en peleas entre compañeros».

Casado envió «un mensaje de ánimo» a Alonso tras las críticas de la portavoz del PP en el Congreso

El PP vasco remitió su ponencia política a Genóva el martes y «no se ha cambiado ni una coma»

Labor de pedagogía

Alonso reivindicó el compromiso de su organización durante las últimas cuatro décadas y recordó a Álvarez de Toledo que la Constitución ampara y respeta los derechos históricos forales y que su formación «lleva muchos años defendiendo la Carta Magna en Euskadi». En opinión del líder de los populares vascos, declaraciones como la de la portavoz del PP en el Congreso ponen de manifiesto que «hay que hacer un esfuerzo de pedagogía» para explicar «una y un millón de veces» por qué los vascos «tenemos nuestras peculiaridades y forma de ser». Lamentó, además, que «parece que nos riñen» por tener un perfil, y destacó que el PP vasco está también conformado «por gente leal y profundamente moral», algo que va a contar «todos los días, aquí, en Madrid y en cualquier sitio. Nuestra propuesta no va contra nadie sino que busca conciliación en el País Vasco y en España», detalló.

Una ideas que están plasmadas en la ponencia política que se ha remitido a «todos», que llegó a Génova el martes, y con la que la vicesecretaría de Organización liderada por Ana Beltrán «ha quedado encantada», según destacaron ayer fuentes populares. «No se ha cambiado ni una coma», subrayaron.

Más