Urkullu reprocha a EH Bildu que «regale» sus votos a Sánchez y se los niegue al Gobierno Vasco

Urkullu durante su comparecencia en el Parlamento Vasco este viernes./EFE
Urkullu durante su comparecencia en el Parlamento Vasco este viernes. / EFE

El pleno de control del Parlamento Vasco se desarrolla con normalidad tras la bronca del jueves

Jorge Sainz
JORGE SAINZ

El pleno de control del Parlamento Vasco ha arrancado con normalidad tras la agria bronca de ayer al enfrentarse el parlamento de EH Bildu, Julen Arzuaga, con un sindicato policial que cuestionaba la Ley de Abusos Policiales a debate, y el posterior abandono del PP en protesta por los duros calificativos de «nazis» y «genocidas» vertidos por el dirigente abertzale. El PP ha accedido a la Cámara sin mirar a la banca soberanista, pero el debate se ha producido en términos normales. En él, el lehendakari, Iñigo Urkullu, ha reprochado a EH Bildu que «regale» sus votos al Gobierno de Pedro Sánchez para sacar adelante sus decretos ley «a cambio de nada» y que sin embargo no apoye las propuestas del Gobierno Vasco para mejorar las condiciones de vida de la ciudadanía. Y eso que el lehendakari no ha escuchado las declaraciones del senador de la coalición, y segundo candidato por Gipuzkoa al Congreso, Jon Iñarritu, que se ha mostrado dispuesto a apoyar «gratis» la investidura del candidato del PSOE si sirve para «frenar a la derechona y el trifachito».

El lehendakari ha respondido así al parlamentario de EH Bildu Iker Casanova, quien ha acusado por su parte al Gobierno Vasco de coalición PNV-PSE de no hacer nada ni tampoco «dejar hacer» para solucionar los conflictos laborales existentes en Euskadi y de ejercer una «pinza conservadora» junto al PP.

Urkullu le ha recordado que su Ejecutivo está haciendo todo lo que está en sus manos para garantizar unas condiciones de vida «dignas» para toda la ciudadanía y ha desgranado algunas de esas acciones, al tiempo que ha censurado la visión «apocalíptica» que describe EH Bildu frente a la «situación real» que existe en Euskadi.

El lehendakari ha asegurado que el «esfuerzo colectivo» que ha impulsado su Ejecutivo no ha contado «ningún año» con el respaldo de EH Bildu y sin embargo ha reprochado que este pasado miércoles los representantes de la coalición soberanista hayan sido «los primeros en apoyar los seis decretos ley del Gobierno español». «Allí si, aquí no», ha descrito Urkullu, quien ha añadido que EH Bildu ha respaldado esos decretos «a cambio de nada, sin conseguir nada a cambio. Han regalado su voto a favor», ha resumido. Todavía recuerdan en el PNV el fracaso en la negociación presupuestaria de finales de año.

Urkullu ha tachado de «incomprensible» tal actuación y utilizando un proverbio en euskera ha acusado a EH Bildu de comportarse de forma diferente en casa y fuera como palomas en España y lobos en Euskadi «kanpoan uso, etxean otso».

En el pleno de control el lehendakari también ha respondido al parlamentario de Elkarrekin Podemos Lander Martínez, quien ha preguntado a Urkullu si Euskadi está preparada para hacer frente a una «nueva crisis» después de que el Ejecutivo haya bajado la previsión de crecimiento del PIB para este año una décima hasta situarla en el 2,2 %. El lehendakari ha recordado que la situación de Euskadi es mejor que la de su entorno y que la evolución de la economía vasca es «positiva». «Llevamos cinco años creciendo» y la previsión para este año y el siguiente es que se siga por encima del 2 %. «Euskadi avanza», ha zanjado. Además también ha emplazado a Elkarrekin Podemos a ayudar a tomar decisiones que favorezcan el empleo, a «sentarse» con el Gobierno Vasco para ello.

En la misma línea se ha manifestado el consejero de Economía y Hacienda, Pedro Azpiazu, quien a una pregunta de la parlamentaria del PNV Josune Gorospe ha afirmado que la economía vasca «es sólida, potente», se mueve en «valores de crecimiento sólidos» a pesar del ajuste a la baja hecho en las previsiones, lo que ha añadido va a permitir ser «optimista» durante «un tiempo». El consejero ha insistido en que la economía vasca está creciendo aunque la desaceleración implique un «crecimiento más suave» y ha invitado a no «obsesionarse» porque ese crecimiento va a seguir en 2020.

Más noticias