Urkullu ratifica su apuesta por un «acuerdo amplio» para actualizar el autogobierno vasco

El lehendakari, durante su discurso en el acto. / BLANCA CASTILLO/
El lehendakari, durante su discurso en el acto. / BLANCA CASTILLO

El lehendakari llama a «rebelarse» contra los discursos «populistas, xenófobos o autoritarios»

Miguel Villameriel
MIGUEL VILLAMERIEL

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha ofrecido este jueves la tradicional recepción navideña a la sociedad vasca, en la que ha subrayado su apuesta por los «acuerdos amplios», también en la actualización del autogobierno vasco, y ha llamado a «rebelarse» contra el avance de «discursos populistas, xenófobos, cortoplacistas, demagógicos o autoritarios». Urkullu ha pronunciado un discurso en el atrio de Lehendakaritza ante todos los consejeros de su Gobierno y ante una amplia representación de las instituciones y la sociedad vasca, entre ellos, asociaciones empresariales y sindicales, agentes políticos, económicos y sociales, así como un nutrido número de personas representativas de la cultura, la universidad, el deporte y los medios de comunicación.

El máximo dirigente del Gobierno Vasco ha señalado que la política actual se mueve en un contexto de «incertidumbre» tanto a nivel europeo como estatal. En lo referente a la política española, Urkullu ha asegurado que «el Estado tiene dificultades para abrir una cultura política acorde a la nueva realidad multipartita». También ha considerado que el Estado padece «un problema estructural de contradicción con el modelo supuestamente definido para sí mismo en el periodo de la Transición», por el que «no acaba de asumir su realidad plurinacional y ofrecer cauces de solución a los problemas de naturaleza política».

El lehendakari ha incidido en su propuesta para una «convención positiva de la Constitución» que permita «una vía de reinterpretación de su espíritu». «Es necesario que el Estado mire al futuro en lugar de seguir mirando al pasado», ha indicado Urkullu, que ha puesto como ejemplo que «en Euskadi apostamos por la actualización del pacto mediante un acuerdo interno amplio». Una postura favorable a ensanchar los pactos sobre el nuevo estatus con la que el lehendakari trata de ganar terreno sobre el acuerdo de bases alcanzado por el PNV y EH Bildu en la ponencia de autogobierno.

En relación a Europa, Urkullu ha asegurado que «el futuro de Euskadi es Europa», por lo que ha abogado por «impulsar un proyecto que recupere los valores fundacionales: una Europa social y centrada en la persona, y una Europa construida de abajo arriba, un proyecto integrador de los pueblos, culturas y naciones que la conforman».

El lehendakari ha dicho ser consciente de «la desazón, el malestar, el escepticismo y la distancia de la ciudadanía ante la falta de compromiso y respuesta» que se haya podido dar desde el ámbito político a los problemas sociales, pero ha llamado a evitar la «resignación ante el avance de discursos populistas, xenófobos, cortoplacistas, demagógicos o autoritarios». «No nos podemos resignar. Nos debemos rebelar», ha enfatizado el dirigente del PNV. «Nos corresponde recuperar el prestigio del compromiso político e institucional como contribución al bien común y la convivencia», ha sentenciado.

Urkullu ha repasado algunos hitos de este 2018 que acaba y que, a su juicio, «nos enorgullecen como sociedad». Se ha referido al día europeo de las víctimas del terrorismo que se celebró el 11 de marzo «con la participación de todos los asistentes bajo el lema 'fue injusto'». También al «alivio colectivo» con motivo de la disolución definitiva de ETA; al rechazo a la violencia contra las mujeres y la apuesta por la igualdad; a la «satisfacción colectiva» por el descenso de la tasa de paro por debajo del 10%; o la adhesión a la iniciativa Euskaraldia en favor del euskera. También ha resaltado la celebración del 140 aniversario del Concierto Económico, que ha considerado como un ejemplo para «preservar el 'hecho diferencial vasco', nuestra singularidad reconocida», así como para «impulsar la capacidad de hacer política propia».

El lehendakari ha querido huir de un mensaje «autocomplaciente» y ha asegurado que le gusta «la Euskadi abierta, trabajadora y exigente». «No somos más listos ni más altos ni más guapos» que nadie, ha asegurado, «no tenemos materias primas ni una gran población pero, después de miles de años, aquí seguimos. ¿Cuál es la razón?», se ha preguntado. «No hay soluciones mágicas ni conejos en la chistera, solo conocemos una receta: trabajar más y mejor».

Medidas económicas

Urkullu ha aprovechado su discurso para anunciar que próximamente «el Consejo de Gobierno aprobará las medidas necesarias para que las iniciativas comprometidas» en el proyecto de Presupuestos 2019, que no salió adelante al fracasar la negociación con EH Bildu, «sean una realidad a la mayor brevedad». Y ha mencionado medidas para el apoyo a la inversión y la innovación; el impulso a las zonas industriales más desfavorecidas; diferentes planes de inversión en Educación, Salud, Medio Ambiente, Movilidad y Vivienda; ayuda a las personas pensionistas que más lo necesitan mediante la Renta de Garantía de Ingresos; compromiso con los trabajadores públicos; impulso a la emancipación de la juventud; y un programa operativo contra la brecha salarial. «Euskadi va a recibir el nuevo impulso que necesita», ha garantizado el lehendakari.