Urkullu emplaza a EH Bildu a superar el «vértigo» a pactar con el PNV

El lehendakari, Iñigo Urkullu, interviene en el Foro de Expectativas Económicas. /EFE/Miguel Toña
El lehendakari, Iñigo Urkullu, interviene en el Foro de Expectativas Económicas. / EFE/Miguel Toña

El lehendakari asegura que el Gobierno Vasco está «trabajando a fondo» para posibilitar un acuerdo sobre los Presupuestos

Miguel Villameriel
MIGUEL VILLAMERIEL

El lehendakari, Iñigo Urkullu, se ha referido este miércoles a las negociaciones presupuestarias que mantienen abiertas el Gobierno Vasco y EH Bildu y ha emplazado a la coalición soberanista a superar el «vértigo» que históricamente ha tenido para pactar las Cuentas con los Ejecutivos liderados por el PNV. Urkullu ha recordado que, en la recta final de la negociación, EH Bildu es la única opción de acuerdo que le queda a su gabinete tras los «autodescartes» del PP y de Elkarrekin Podemos, por lo que ha resaltado que «estamos trabajando a fondo para alcanzar un acuerdo que posibilite la aprobación de los Presupuestos».

El lehendakari ha participado esta mañana en el Foro Expectativas Económicas celebrado en Bilbao, donde ha pronunciado un discurso y, posteriormente, ha respondido a varias preguntas de actualidad política. Cuestionado sobre la negociación de los Presupuestos, que el próximo martes afrontan el pleno de totalidad en el Parlamento Vasco, Urkullu ha explicado que el Gobierno Vasco está hablando «con aquel que ha querido negociar», en referencia a EH Bildu. Ha explicado que «el ámbito de negociación» se está centrando en las últimas semanas en «dos cuestiones muy concretas»: la RGI como complemento para los pensionistas con mayor necesidad y las políticas de empleo.

Urkullu ha dicho desconocer si «al final puede haber vértigo en EH Bildu» para aprobar los Presupuestos «de un Gobierno de coalición liderado por el PNV», aunque ha advertido que, «si no se aprueban las Cuentas, cada uno tendrá que explicar las consecuencias que ello provoca», en referencia a los perjuicios que una prórroga presupuestaria provocaría en las inversiones o la subida salarial a los funcionarios o los perceptores de la RGI.

El modelo de Vox

El lehendakari también se ha referido a otras cuestiones de actualidad política como la irrupción de Vox en Andalucía y ha resaltado que «lo que más me preocupa del modelo de Vox no son sus propuestas de recentralización o de desmontaje del Estado de las Autonomías, sino el modelo social que defiende, que no comparto en absoluto».

Sobre las bases del nuevo estatus para Euskadi acordadas entre el PNV y EH Bildu, el lehendakari ha llamado a «no demonizarlas» y ha señalado que «aún queda un recorrido parlamentario en el que el PNV quiere ensanchar los acuerdos, por lo que no creo que haya que poner el carro antes que los bueyes». También ha señalado que un cumplimiento íntegro del Estatuto de Gernika podría «aliviar» muchas de las reivindicaciones soberanistas de las bases acordadas.

Preguntado sobre qué haría si estuviera en la piel del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en relación a un hipotético adelanto electoral, Urkullu se ha limitado a decir que esa responsabilidad le corresponde al presidente y ha bromeado con que «afortunadamente no estoy en la piel de Pedro Sánchez».

El lehendakari también se ha referido a la polémica por la unidad didáctica Herenegun y ha aclarado que «no está basada en la historia de ETA, sino en las vulneraciones de derechos humanos que se han producido en los últimos 60 años». Visiblemente dolido por los cuestionamientos sobre si el Gobierno Vasco deslegitima la violencia en estos vídeos, Urkullu se ha preguntado: «¿Alguien piensa que yo voy a impulsar una unidad didáctica que legitime algún tipo de violencia? Decir eso es falsear la realidad», ha asegurado antes de recordar que su Ejecutivo «sigue recibiendo aportaciones para mejorar la unidad didáctica».

Por último, el lehendakari ha «condenado radicalmente» la agresión que ha sufrido un joven que defiende la unidad de España en el campus de la UPV en Vitoria y ha señalado que la paliza que recibió por un grupo de encapuchados «es un ejercicio de totalitarismo incompatible con cualquier modelo de convivencia».

Más

 

Fotos

Vídeos