Urkullu alerta en Estrasburgo contra los populismos que «azuzan el miedo»

El lehendakari Iñigo Urkullu junto a Guido Raimondi, presidnete del TEDH. /DV
El lehendakari Iñigo Urkullu junto a Guido Raimondi, presidnete del TEDH. / DV

El lehendakari, que se ha reunido con el presidente del Tribunal de Derechos Humanos, advierte de que los extremismos apelan a «los más bajos instintos» para obtener «réditos electorales»

Miguel Villameriel
MIGUEL VILLAMERIEL

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha alertado este viernes desde Estrasburgo contra el auge de «los populismos y los extremismos» en Europa y ha denunciado que estos movimientos «azuzan el miedo y convocan los más bajos instintos humanos» con el objetivo de «obtener réditos electorales». Para ello, Urkullu ha denunciado que los movimientos de extrema derecha «utilizan el racismo, la xenofobia y el miedo al diferente o al inmigrante como argumento».

El máximo representante del Gobierno Vasco se encuentra este viernes en Estrasburgo con motivo del 50 aniversario de la concesión del Premio Nobel de la Paz al jurista labortano René Cassin. En el marco de este desplazamiento oficial, el lehendakari se ha reunido esta mañana con el presidente del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), Guido Raimondi, y posteriomente ha participado en un acto de reconocimiento a la figura y obra del jurista de Baiona René Cassin, que fue uno de los fundadores del TEDH, así como el principal redactor de la Declaración Universal de los Derechos Humanos hace 70 años.

En este acto en recuerdo a Cassin, el lehendakari ha pronunciado un discurso en el que ha asegurado que el legado del jurista labortano «nos brinda la oportunidad de compartir una reflexión sobre el significado de los Derechos Humanos en el agitado contexto político e internacional». Ha asegurado que «enfrentamos nuevos desafíos globales y locales», entre los que ha destacado «amenazas populistas y extremistas que, para obtener réditos electorales, azuzan el miedo y convocan los más bajos instintos humanos». Para ello, ha censurado que «utilizan el racismo, la xenofobia y el miedo al diferente o al inmigrante como argumento».

Urkullu ha señalado que, «frente a esta amenaza a la convivencia y a los más genuinos valores europeos, los Derechos Humanos son la brújula que permite sostener la orientación de una política basada en el humanismo». En ese sentido, los ha definido como «una referencia fundamental para no perder el rumbo».

El lehendakari ha hecho también una breve referencia al Brexit y a su incidencia en la Unión Europea. «Se va a producir el Brexit y esperemos que sea con acuerdo. En todo caso, esta situación tiene que suponer un revulsivo para el proyecto de futuro de una Europa más integrada y unida en su diversidad», ha indicado.

Urkullu ha asegurado también que «los Derechos Humanos no son sólo un desiderátum» y ha subrayado que «tienen fuerza normativa», por lo que ha reivindicado «la obligación de defenderlos sin excepciones, sin exclusiones y sin excusas». Ha destacado que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos donde se ha celebrado el acto «no es sólo una garantía de seguridad jurídica, es una institución que materializa la esperanza para los Derechos Humanos y el futuro de la humanidad. He transmitido este reconocimiento a su presidente, Guido Raimondi».

En el ámbito vasco, el lehendakari ha mencionado la institución del Defensor del Pueblo, su Ararteko, Manu Lezertua y ha recordado el «firme compromiso con los Derechos Humanos» de esta institución. Urkullu ha apuntado también que el Gobierno Vasco se ha unido a la Agenda 2030 de Desarrollo de los Derechos Humanos en las Naciones Unidas porque estos «deben seguir siendo un referente para Europa y la acción política mundial».

También ha señalado que «las políticas económicas, sociales y de solidaridad deben orientarse al concepto nuclear de la dignidad humana. A la creación de condiciones de igualdad, equidad y justicia que se correspondan con el desarrollo de la potencialidad que se encierra en cada ser humano». Ha finalizado su discurso reafiremando el compromiso del Gobierno Vas con los Derechos Humanos «en recuerdo de René Cassin».

La jornada de Urkullu en Estrasburgo se ha iniciado con el encuentro entre el lehendakari y Raimondi y, posteriormente, ambos han participado en un acto en la sede del Tribunal con el expresidente del TEDH Jean Paul Costa, y con el director general de Derechos Humanos del Consejo de Europa, Christos Giakoumopoulos. A lo largo del día, Urkullu visitará, junto a la presidenta de las Juntas Generales de Bizkaia, Ana Otadui, el Instituto Internacional de Derechos Humanos René Cassin, donde se procederá a la plantación de un retoño del árbol de Gernika, símbolo de la paz.

El lehendakari ha viajado a la ciudad francesa acompañado por el Secretario General de Derechos Humanos, Convivencia y Cooperación, Jonan Fernández, y la Secretaria General de Acción Exterior, Marian Elorza.