Torres tiene cinco días para entrar en prisión mientras que Matas se ahorra el trámite e ingresa directamente.

A las 9 de la mañana ha llegado Diego Torres, exsocio de Iñaki Urdangarin, a la Audiencia de Palma y ni diez minutos ha tardado el tribunal del caso Noos en comunicarle la orden de ingreso en prisión.Tiene cinco días, hasta el lunes que viene como fecha tope, para entrar en la cárcel que elija.  Allí tendrá que cumplir cinco años y 8 meses, los que el Supremo ha dictaminado, por los delitos de prevaricación, malversación, fraude, y contra la hacienda pública. Al empresario se le rebajó casi tres años la condena, al ser absuelto de dos de los seis delitos iniciales.Una nube de periodistas esperaba también a Jaume Matas, pero el expresident balear ha renunciado a sus cinco días y ha ido directamente a la prisión de Aranjuez, donde ya ha ingresado.  Es decir, no solo no se agarra al cartucho del indulto o del recurso de amparo ante el constitucional, ni siquiera hace uso de sus cinco días de libertad que se le conceden. Se trata de su sexta condena, y la segunda que le lleva a la cárcel.  Ya estuvo 9 meses por tráfico de influencias por el Caso Alemany.  En aquella ocasión el Supremo rebajó la condena de seis años a esos 9 meses, pero esta vez no ha sido así.  El alto tribunal no se ha movido ni una coma de los tres años y 8 meses impuestos por la audiencia de Palma.  Matas tiene además casi una veintena de causas pendientes: La mayoría, derivadas del Caso Palma Arena.