El Senado insta al Gobierno de Sánchez a no realizar más transferencias a Euskadi

Pedro Sánchez interviene desde la tribuna en la última sesión de control al Gobierno en el Senado . /Efe
Pedro Sánchez interviene desde la tribuna en la última sesión de control al Gobierno en el Senado . / Efe

PP, Ciudadanos, UPN y Foro unen sus votos para aprobar una moción en la Cámara que habla de que el aumento de las competencias «rompe la igualdad de los españoles»

Miguel Villameriel
MIGUEL VILLAMERIEL

La negociación del calendario de transferencias pendientes entre los gobiernos central y vasco ha entrado de lleno en la precampaña de las elecciones generales del 28 de abril. El pleno del Senado ha aprobado este miércoles una moción del PP, que tiene mayoría absoluta en la Cámara alta, en la que se insta al Gobierno de Pedro Sánchez a no aceptar el catálogo de transferencias propuesto por el Ejecutivo vasco por entender que, «cada vez que se aumentan las competencias a una comunidad autónoma, se rompe la igualdad de los españoles».

En el último pleno de la legislatura, la senadora del PP Esther del Brío ha justificado la moción, aprobada con el voto de populares, Foro, Ciudadanos y UPN, en la idea de que un presidente del Gobierno «no puede regalar más de 30 competencias a una comunidad autónoma, de la misma forma que no puede dar 21 exigencias opacas al independentismo catalán». El calendario de traspasos sobre el que han empezado a negociar los ejecutivos central y vasco recoge 33 materias pendientes divididas en tres bloques, y la intención compartida de ambos gobiernos es que el primero de ellos, que incluye siete transferencias, pueda materializarse antes de las elecciones del 28 de abril.

La popular Del Brío ha asegurado que la cesión de nuevas competencias «no es el camino» adecuado porque cada vez que se amplía el abanico de traspasos «se producen problemas de discriminación por motivos identitarios y se lesiona la unidad de España». Por tanto, Sánchez no puede hacer concesiones a quienes rompen la igualdad de los españoles, «ni está autorizado a dar oxígeno a los independentistas».

La moción ha contado con los votos en contra de PSOE, Podemos, PNV, CC, PDeCAT y EH Bildu, y ha sido tachada por la mayor parte de la oposición de «inconstitucional» al pedir que no se cumpla lo votado y aprobado en el Estatuto de Gernika.

En el turno de intervenciones, el senador de EH Bildu Jon Iñarritu ha afirmado que se trata de una moción «inconstitucional, antiestatuaria, ultranacionalista e hispanocéntrica». El senador soberanista había presentado una enmienda, que no fue aceptada, pidiendo que se transfirieran «sin dilación« las competencias pendientes.

El senador del PNV José María Cazalis ha señalado que la «intención real del PP» es usar las instituciones para sus «espurios fines electoralistas», por lo que ha censurado la presentación y aprobación de esta enmienda.

Por su parte, la senadora vasca de Podemos Pilar Garrido ha acusado a los populares de buscar conflictos territoriales donde no los hay «por un puñado de votos». «Ya nos les parece suficiente Cataluña, ha lamentado Garrido, que ha reprochado al PP que acuda al Senado a «desprestigiar» la Cámara y a «pasarse por el forro el Estado de las autonomías».

El socialista Julián Rodríguez Esquerdo ha preguntado al PP si va a mantener ese discurso en todas las autonomías y ha considerado que la moción («que no es la postura de los populares vascos», ha puntualizado) busca equipararse con quienes hoy quieren acabar con el Estado de las autonomías, en referencia a Vox.

Rodríguez Esquerdo ha recordado que Sánchez y Urkullu se comprometieron a un acuerdo estable para traspasar competencias y «va seguir siendo así hasta el 28 de abril, por mucho que les pese». Fuentes del Gobierno central también han confirmado a este periódico que el Ejecutivo de Sánchez no tiene intención de paralizar el proceso de transferencias por mucho que el Senado haya aprobado esta moción.

Además